Los restos de monseñor Melitón Chávez serán inhumados en la Catedral

Locales 26 de mayo de 2021 Por Bajo la Lupa
El cuerpo del obispo de la Diócesis de la Santísima Concepción será velado en el interior del templo (a puertas cerradas) e inhumados en el mismo lugar. Previamente se rezará un responso. Los restos de los obispos Juan Carlos Ferro y Bernardo Witte permanecen en el lugar.

El féretro llegó pasado al mediodía a la Iglesia Catedral donde se velarán los restos de monseñor Melitón Chávez y se dará sepultura al fallecido prelado en una cripta cercana, donde se hallan, el primer obispo diocesano, monseñor Juan Carlos Ferro (1963-1980) y el tercero, Bernardo Witte (1992–2001).

CATEDRAL 1

CATEDRAL

SEMBLANZA DE MONS. JOSÉ MELITÓN CHÁVEZ (* 02/07/1957- + 25/05/2021)

Queridos hermanos, una vez más lamentamos comunicar que anoche ha vuelto a la Casa del Padre Celestial el queridísimo Padre Obispo, Mons. José Melitón Chávez, Obispo de la Diócesis de la Santísima Concepción, luego de luchar por un mes contra el covid-19, que tanto dolor, sufrimiento y muerte está causando a nuestra población. Confiamos al Buen Dios el alma sacerdotal y episcopal de este “cura con olor a ovejas” que dedicó su vida al servicio de toda la Iglesia que peregrina en el NOA argentino, primeramente, como sacerdote diocesano de Tucumán, luego como Obispo de Añatuya y Concepción. Con sus 35 años de ministerio sacerdotal fue un servidor fiel y abnegado para todos los fieles de las distintas comunidades en las que ejerció su servicio pastoral. 

 Datos biográficos de Mons. José Melitón Chávez

Nació el 2 de julio de 1957 en la localidad de Romera Pozo en el departamento de Leales, provincia de Tucumán. Completó sus estudios primarios en una escuela de la ciudad de Lastenia, próxima a la capital tucumana, y los secundarios en la Escuela de Comercio Nº 2 de San Miguel de Tucumán. Monseñor Chávez comenzó la carrera de licenciatura en Filosofía en la Universidad Nacional de Tucumán. Habiendo cursado el tercer año decidió ingresar en el Seminario Mayor Arquidiocesano de Tucumán “Nuestra Señora de la Merced y San José”, donde completó los estudios de Filosofía y Teología y su formación eclesiástica. Fue ordenado sacerdote por el entonces Arzobispo de Tucumán, Monseñor Horacio Alberto Bózzoli, el 29 de noviembre de 1985.

Tras su ordenación, en los años 1986 y 1987 ejerció su ministerio sacerdotal como vicario parroquial de las parroquias La Victoria, en la capital tucumana, y San Isidro Labrador, en San Isidro de Lules, y la de administrador parroquial de varias comunidades por ausencia temporaria del titular.

En 1988 fue designado párroco de la Parroquia San José, oficio que desempeñó hasta 1995. Durante ese período fue, además, asesor espiritual de Cáritas-Tucumán (1987-1988), y capellán del Hogar Escuela Eva Perón para niños abandonados (1989-1990) y fue asesor de la Juventud Obrera Católica (1990-1993). En 1994 fue elegido Decano del decanato II (1994-1996). De 1996 al 2000 fue formador y vicerrector del Seminario Mayor Arquidiocesano “Nuestra Señora de la Merced y San José”. Fue asesor eclesiástico de la rama de los jóvenes de la Acción Católica en dos trienios consecutivos (1996 y1999).

En el año 2000 el arzobispo de Tucumán, actual cardenal Luis Héctor Villalba, lo nombró vicario general de la Arquidiócesis, cargo en el que se desempeñó hasta 2011.

Otros cargos en los que se desempeñó: de 2007 al 2010, miembro del Consejo de Órdenes y Ministerios; de 2007 a 2011, rector del Seminario Mayor Arquidiocesano “Nuestra Señora de la Merced y San José”. Fue también miembro del Consejo Presbiteral y del Consejo de Consultores Diocesanos.

El 7 de octubre de 2000 el papa san Juan Pablo II lo distinguió con el título pontificio de Prelado de Honor de Su Santidad y el tratamiento de monseñor.

En 2012 monseñor Alfredo Horacio Zecca, lo nombró vicario episcopal de Solidaridad y Asuntos Sociales, y en 2013 párroco de la parroquia “El Salvador” en San Miguel de Tucumán. 

"Acercándose se puso a caminar con ellos"

Fue su lema episcopal al ser elegido obispo de Añatuya el 17 de octubre de 2015, por el papa Francisco; ordenado obispo el 4 de diciembre de 2015 en la catedral de Añatuya por Mons. Adolfo Uriona FDP, obispo de Villa de la Concepción del Río Cuarto (co-consagrantes: Cardenal. Luis Héctor Villalba, arzobispo emérito de Tucumán y Mons. Alfredo Horacio Zecca, entonces arzobispo de Tucumán); tomó posesión e inició su ministerio pastoral como cuarto obispo de Añatuya el día de su ordenación episcopal. El 16 de octubre de 2019 el papa Francisco lo nombró obispo coadjutor de la diócesis de la Santísima Concepción; e inició su ministerio en la misma el 29 de noviembre de 2019. Tras la renuncia de Mons. Armando José María Rossi OP, asumió su ministerio pastoral como quinto obispo titular de Concepción por sucesión, el 19 de marzo de 2020.

En el tiempo que estuvo al frente de la Diócesis de Concepción, llevó adelante una fructífera tarea pastoral, impulsando la Obra del Hogar de Cristo, apostando fuertemente por la recuperación de personas que sufren el flagelo de la droga, a través de la “Granja” (ex Fazenda). A pesar de las limitaciones originadas por la pandemia, estuvo presente en todas las comunidades, visitándolas y siendo cercano todos los ámbitos de la pastoral. Su presencia estimulaba a todos a vivir la alegría del Evangelio, con el espíritu sinodal que nos marca el Papa Francisco. 

En la Conferencia Episcopal Argentina era miembro de la Comisión de Pastoral Social desde el año 2017. 

Agradecemos a la Divina Providencia por el regalo de éste humilde servidor del Reino del Señor, por la fecundidad de su ministerio pastoral, la generosidad de su entrega y la dedicación por los más necesitados, rogando por su eterno descanso en los brazos del Buen Pastor y en el Corazón de la Inmaculada Madre de Dios, la Santísima Virgen María. 

Todo el Presbiterio y la feligresía de esta Diócesis de la Santísima Concepción, lo despiden con cariño en la esperanza del Señor Resucitado que prometió la vida eterna para sus servidores fieles, ofreciendo la Santa Misa por su eterno descanso y, acompañan con sus oraciones y sinceras condolencias a los familiares y amigos, que lloran y despiden a su Padre y Pastor. ¡Que descanse en paz!

Pbro. JORGE RAÚL MICHELOUD  - SECRETARIO CANCILLER DIÓCESIS DE LA SANTÍSIMA CONCEPCIÓN

Boletín de noticias