La historia del concepcionense que sedujo a Bezos, Gates, Ginóbili, Serena Williams y Galperin y recaudó US$ 80 millones

Información General 09 de junio de 2022 Por José María Costa - La Nación
Se trata del tucumano Diego Saez-Gil, que fundó hace menos de cuatro años Pachama, una plataforma que permite a las empresas comprar créditos de carbono para compensar sus emisiones.

El emprendedorismo se transformó en una filosofía de vida para Diego Saez-Gil, un tucumano de 40 años que, con su tercera start up en los últimos quince años, logró seducir a multimillonarios y estrellas del deporte mundial que se sumaron a su propuesta para reducir la huella de carbono que la industria genera a nivel mundial.

En menos de cuatro años, Pachama, que fue fundada en octubre de 2018, recaudó casi 80 millones de dólares para avanzar en una plataforma que permite a las empresas comprar créditos de carbono para compensar sus emisiones.

En diálogo con LA NACION, Sáez-Gil contó cómo fue que logró hacer crecer la empresa en tan poco tiempo, y ya tener más de 60 empleados en 15 países diferentes.

- ¿Te esperabas esa evolución tan rápida?

- La verdad que no. Sí, de hecho todavía no son ni cuatro años, empezamos oficialmente la empresa en octubre del 2018. Sinceramente yo primero ni siquiera sabía si es que iba a poder levantar inversión con este proyecto. Claro, era un proyecto muy de pasión. Después de haber hecho los otros dos emprendimientos como bluesmart (una de las primeras valijas inteligentes) y WeHostels (una app para reservas en este tipo de alojamientos), con este proyecto no me importaba si podía levantar capital o si tendría éxito o si tenía que poner todos mis ahorros. Incluso, al comienzo financié todo con mis ahorros y los ahorros de mi socio. La verdad que ha ido mucho más rápido y grande de lo que yo mismo pensé. Obviamente que nos hace soñar más grande y la verdad que creo que fue estar en el lugar adecuado en el momento justo, con la idea adecuada. Pero sí, la verdad que yo mismo me pellizco, a veces, porque no puedo creer los inversores que logramos atraer.

- Más allá de que tenías los emprendimientos anteriores, siempre debe sorprender que un grupo de magnates, que son muy buenos en los negocios, pongan el ojo en lo que uno decidió hacer. Cómo fue ese primer contacto, por ejemplo con la Fundación de Bill Gates.

7ZMXTK3ISRDQBO52EJH5VJ6YIA

- Fue un poco como bola de nieve. Empezó chiquito y se fue agrandando. Hay una aceleradora de start up que hay en Silicon Valley que se llama “Y combinator”, que es una incubadora donde básicamente vos aplicás. Si te seleccionan, vas por tres meses y te dan un mentoreo. Al final de los seis meses, te ponen enfrente de inversionistas y vos tratás de convencerlos de que inviertan.

5CAMS6CVIFHOXJKOAFPULGRZQ4Cada crédito de carbono equivale a la vida de un árbol que captura en promedio una tonelada de CO2, y puede costar entre US$10 y US$30.

"Bueno, en esa aceleradora hay un sueco que se llama Gustaf Alströmer. Yo lo veía en Twitter que siempre tuiteaba preocupado por el cambio climático. Entonces dije, ‘a este loco le va a interesar lo que estoy haciendo’ y le escribí un mail. No nos conocíamos, pero le escribí y le dije que le quería contar de un proyecto que tiene que ver con el cambio climático. Me dijo sí, que fuera a su oficina. En ese momento, literalmente, el proyecto era un Powerpoint. Bah... ni siquiera era un Power Point, eran unas cuantas ideas así muy groso modo. Fui y les conté y este Gustaf me dijo que le encantaba. Que lo hiciera y cuando esté listo aplicara a Y combinator. Es más, me dijo, aplicá ya, yo te ayudo a entrar. Así fue, aplicamos a Y Communicator y así comenzó todo" indicó el profesional.

"Primero me presento a un tipo que se llama Chris Sacca que estuvo en este show que se llama Shark Tank en los Estados Unidos. Era uno de los jueces y este tipo es muy famoso porque fue uno de los primeros inversores en Uber, Twitter e Instagram. Bueno, me dijo que él estaba muy preocupado por el Cambio Climático y me lo presentó. Ahí comenzó la bola de nieve a crecer fuerte. Sacca me presentó a Ryan Graves que fue el número 2 de Uber y tiene una empresa de inversiones. Graves invierte y luego me presenta al fondo de Bille Gates. Luego el fondo de Bill Gates me presentó al fondo de Amazon a través del cual invierte Jeff Bezos".

"En el medio de todo eso, le escribí a Marcos Galperin, que ya lo conocía del proyecto anterior y le dije lo que estaba haciendo. A Marcos le encantó y decidió invertir, primero él personalmente y después a través de eso surgió esta conexión con Mercado Libre que hoy es uno de nuestros principales clientes".

Así fue como, en poco tiempo sumamos 79 millones de dólares de inversión. No me lo creo yo mismo y, lo bueno, todo este capital es para seguir armando el equipo, la tecnología y todos los planes que tenemos adelante.

- Hasta acá hablamos de empresarios e inversores que se dedican a eso. Pero, ¿en qué momento ingresan figuras del deporte como Serena Williams o Manu Ginóbili?

- Como dicen, Manu Ginóbili es un genio dentro y fuera de la cancha. Un tipo muy inteligente, con muy buenos valores y se ha vuelto un mentor para mí. La verdad que agradezco un montón. El vínculo se dio cuando publiqué en Twitter un posteo sobre Pachama y vi que Manu le había dado like. No lo podía creer y, a los pocos minutos me escribió por privado y organizamos para hacer un zoom, él desde San Antonio y yo desde California. Cuando charlamos, le gustó mucho la idea y me dijo que cuando se abriera una nueva ronda de inversiones, él quería sumarse y así fue.

FOQgsj5VkAEU8mg

En el caso de Serena Williams fue también a través ya de conexiones que se armó esa red. Un día alguien me presentó el equipo de Serena Williams y me dijeron que a ella le interesó mucho. Yo creo que lo que tiene este proyecto es que es algo que atraviesa todo el mundo. Todos sabemos que el planeta está en un curso peligroso con Cambio Climático con la destrucción de los ecosistemas. Todas estas personas quieren dejar un planeta mejor para las futuras generaciones. Creo que la gente que ya lo hizo a nivel económico, empieza a ‘bueno, a ver cómo puedo dejar un planeta mejor para mi hijo y para la humanidad’.

- ¿Cómo es moverse en ese círculo cuando uno viene del interior de una provincia?

- Creo que la clave es mantener la humildad. Nunca olvidarse de dónde uno viene y, sinceramente, hablar desde el corazón. Eso también aprendí. Hay algo muy poderoso respecto a presentarsey hablar desde el corazón. Obviamente, hay que usar la inteligencia para articular tus ideas de una manera clara, usar la ciencia para justificar lo que estás planteando. Solventar las proyecciones que uno hace y rodearse de gente mucho más Inteligente y capaz que uno mismo.

Yo no soy ni biólogo, ni científico, pero muy rodeado de gente que tiene capacidades y de ahí creo que mi capacidad es ir y exponer una idea y contar una historia. Hablar desde el corazón y creo que eso me ha funcionado, puede sonar naif, pero lo creo así.

Otra cosa que te diría que yo trato de seguir lo que plantea un poema de Rudyard Kipling, “Sí” [1895] que habla de cómo moverse en la vida. Dice, mas o menos que si te podés mover entre reyes y a ninguno verlos como que fueran ni más ni menos que vos, podés moverte por la tierra. Entonces yo trato de hacer eso y que no me importa si estoy una persona que a plantar uno arbol o un multimillonario que armó una mega compañía lo miro como si fuera un ser humano que no es ni menos ni más que yo y trato de hablarle con humildad.

- ¿En qué estadío está hoy Pachama?

- Hoy ya tiene 67 empleados, distribuidos en más de 15 países porque decidimos ser una empresa remota. No tenemos oficinas físicas, sino quecada uno trabaja desde su lugar. Además, tenemos proyectos en 20 países. Tenemos proyectos que están en este momento protegiendo más de un millón de hectáreas. Además, la inversión levantada es de US$ 79 millones. Cuenta con más de 300 empresas como clientes que incluyendo a Mercado Libre, Netflix, Nespresso, Amazon, Airbnb, Salesforce y Globant que se sumaron a través de la compra de créditos de carbono o a través de inversiones directas.

Con el programa Regenera America, sponsoreado por Mercado Libre con una inversiosn de US$18 millones, en esta primera etapa ya fueron reforestadas 6267 hectáreas. Se plantó un millón de árboles y 10 millones de árboles restaurados. Esto representa 939K toneladas de carbono que serán secuestradas. Esto ya se hizo en México y Brasil y me gustaría poder hacer algo en la Argentina.

- ¿Poder desarrollar un proyecto como el de Brasil o México en la Argentina es más complejo por las trabas o regulaciones?

- En el proyecto hay muchos inversores extranjeros y, en esos casos, para entrar a un país hace falta sentir de hay un gobierno local y regulaciones que se mantienen estables. Creo que la Argentina en este momento no está en el mejor ranking cuando se trata de eso sí. De todos modos, todo el mundo ve que Argentina es un país clave cuando se trata del Cambio Climático y esperamos que los gobiernos actuales y los que vengan en el futuro lo noten y trabajen con eso. La Argentina tiene un rol fundamental frente al cambio climático y la oportunidad que realmente esto significa para exportar un servicio medioambiental.

- ¿Pudiste hablar con alguna autoridad del área medioambiental Argentina?

- Solo he hablado con funcionarios de Misiones, que es una provincia muy proecología y están muy entusiasmados en hacer cosas. Esta provincia es una de las primeras que tienen un Ministerio de Cambio Climático. Eso, a nivel nacional, todavía no hay. Desde ya que estoy muy abierto a conectar con Medioambiente y que la Argentina sea parte de este mercado.

- Vos estás radicado en los Estados Unidos. ¿Cómo se ve el país desde afuera?

- Claramente, las cosas no se ven bien. Creo que en este mundo no todo está cambiando. Creo que hacen falta transformaciones profundas de los sistemas económicos y sociales. A nivel mundial, la Argentina tiene un potencial gigante. Tenemos gente con mucha polenta, con mucho potencial, tenemos un país tan grande y tan generoso a nivel naturaleza y, simplemente, tenemos que dejar de estar tan divididos. Hay que mirar hacia adelante y construir. Dejar de apuntarse con el dedo unos a otros y construir para la prosperidad, para la Igualdad y para la sostenibilidad que son los pilares claves que hace falta por el siglo 21.

Cómo funciona Pachama

En una entrevista con LA NACION, en 2019 cuando su proyecto daba los primeros pasos, Saez-Gil explicó: “Una de las soluciones más efectivas para combatir el cambio climático es reforestar y cuidar los bosques, porque los árboles capturan el carbono de la atmósfera. Hay 1000 millones de hectáreas en el planeta que pueden ser reforestadas sin competir con la agricultura”.

El mercado de créditos de carbono fue creado por las Naciones Unidas y funciona así: el “oferente”, que es el que se ocupa de reforestar, contrata auditores —generalmente de Washington D.C. o de Suiza– que mandan inspectores al campo a contar los árboles y a medirlos. Después de un proceso lento, dan el certificado de crédito de carbono para vender.

Del lado de la demanda, hay empresas que están obligadas a compensar sus emisiones de dióxido de carbono (CO2), como sucede en Canadá, California y algunas partes de la Unión Europea, que compran estos créditos. Otras lo hacen voluntariamente, como Google, Apple y Patagonia. Cada crédito de carbono equivale a la vida de un árbol que captura en promedio una tonelada de CO2, y puede costar entre US$10 y US$30.

FTl7dipXsAAyQE8

“Como todo el proceso para certificar el crédito de carbono es caro y difícil, no está sucediendo. Podríamos estar reforestando muchos bosques, pero el dinero está yendo a otros proyectos que son más fáciles de certificar”, dice Sáez-Gil.

Pachama se enfoca en construir herramientas tecnológicas que permiten que la certificación sea más fácil, utilizando imágenes satelitales e inteligencia artificial a través de machine learning (aprendizaje automatizado). “La inteligencia artificial lee las imágenes satelitales y puede hacer lo mismo que hacen los auditores yendo al campo: contar árboles y saber cuánto biomasa y carbono captura ese bosque. Es la misma tecnología que usan Facebook o Apple para identificar las caras”, explicó.

Fuente: José María Costa - La Nación

Boletín de noticias