Taxistas de Concepción y la lucha contra el COVID-19 y la crisis económica

Coronavirus 16 de abril de 2020 Por Bajo la Lupa
El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio genera incertidumbre entre los choferes, quienes deben "echar mano" a la improvisación en medio de la pandemia que pone en jaque la vida humana, afecta la salud y los bolsillos del sector.
ta

Los trabajadores independientes, esos que deben hacer "magia" para llegar saludables a casa al final de cada jornada, esos que viven el mayor "desasosiego económico" en medio de la quietud social producto de la cuarentena dispuesta por las autoridades, tienen su propia lucha, y los taxistas son un claro ejemplo.

Además de la minoración en sus ingresos, ponen en riesgo su integridad; "Debemos tomar todos los recaudos, inclusive para los propios pasajeros y en mi caso particular tomé esta decisión basado en la seguridad y tranquilidad de ambos" señala Gabriel Romero, propietario del Ford ka, titular de la licencia 373.

"Este sistema de resguardo lo observé en las lineas de colectivos y junto al compañero Franco Moreno decidimos implementarlo, colocando una cortina plástica que divide el habitáculo. Además de contar en la parte trasera con alcohol en gel y otros productos desinfectantes" señala Romero, quien asegura que otros colegas también comenzaron a implementar este sistema.

"El plástico se sostiene en una estructura tubular de pvc armada para la ocasión" 

EDITADO 3

"Los pasajeros se sienten seguros, tranquilos y más cómodo en medio de toda esta compleja situación. Estamos asustados, se viene el invierno, no sabemos cuanto durará todo esto y es el planteo que nos hacen muchos de los que suben al vehículo".

"Disminuyó el 70% del trabajo y las ganancias, la gente usa el servicio hasta un par de horas después del mediodía y la verdad luego se resiente nuestra economía. Todos los taxistas estamos mal pero no nos queda otra, lo poco que se hace alcanza para cubrir gastos y sobrevivir".

EDITADO 5

"Se trabaja con miedo, estamos permanentemente en contacto con gente que no conocemos y uno al llegar a casa debemos ser responsables, en mi caso tomo los recaudos correspondientes, quitándome la ropa y recién ingreso al ambiente familiar" señala a BLL Gabriel, taximetrero de 48 años de edad y padre de una adolescente de 15.

EDITADO 4

Boletín de noticias