Condenaron a Ricardo Jaime y Julio De Vido por delitos de corrupción durante el kirchnerismo

Judiciales 01 de abril de 2022 Por Bajo la Lupa Noticias
El ex secretario de Transporte recibió una pena de ocho años de prisión, mientras que al ex ministro le correspondió una de cuatro años. Las sentencias corresponden a varios juicios, entre los que se destacan la investigación de la compra de trenes a España y Portugal.

Casi catorce años después de iniciada la investigación sobre el enriquecimiento ilícito de Ricardo Jaime, el Tribunal Oral Federal 6 condenó al ex secretario de Transporte de Néstor y Cristina Kirchner a la pena de ocho años de prisión e inhablitación perpetua para ejercer cargos públicos.

La condena por enriquecimiento ilícito debe ser traducida de la siguiente manera: el ex funcionario aumentó de forma injustificada su patrimonio mientras manejó el área de transporte del kirchnerismo debido a las coimas recibidas por parte de los empresarios del sector. Según la sentencia, no hay otra explicación para el enriquecimiento ilícito que la corrupción. La condena para Jaime también abarca otros delitos.

En el mismo fallo, los jueces del Tribunal Oral Federal 6 condenaron a Jaime y al ex ministro de Planificación durante el kirchnerismo, Julio De Vido, por el delito de defraudación contra la administración por una compra de trenes iniciada en 2005 a España y Portugal. La pena para el ex ministro De Vido es de cuatro años de prisión. Jaime, en este caso además fue condenado por el cobro de coimas. Según se determinó en el juicio, esas sumas ilegales se percibieron a través de una firma que manejaba Manuel Vázquez, principal testaferro de Jaime y también condenado junto al ex secretario de Transporte. Para Vázquez la pena fue de cinco años y ocho meses de prisión. Y además inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. El hijo de Vázquez, Julián, involucrado en el entramado del enriquecimiento de Jaime fue condenado dos años y ocho meses de prisión en suspenso.

Cuando realizó su alegato la fiscal del juicio, Gabriela Baigún, había pedido ocho años de prisión para Jaime y cuatro para De Vido. Los jueces Julio Panelo, Fernando Canero y Ricardo Basílico coincidieron con el pedido de pena de la representante del Ministerio Público.

La fiscal -al abrir su alegato- fue directa: “Jaime se enriqueció ilícitamente mientras fue funcionario público”. Baigún hizo una introducción en la que además de asegurar que tiene probado el enriquecimiento, dijo que era “pobre” cuando llegó al cargo pero eso cambió porque “los favores de los empresarios no tardaron en llegar”. La fiscal concluyó que Jaime “intentó disimular su crecimiento patrimonial mediante testaferros”. Por eso señaló que “se ha probado que Jaime se enriqueció de manera apreciable e injustificada cuando fue funcionario público”. Baigún calificó al expediente iniciado por el crecimiento patrimonial de Jaime como “un caso de libro sobre los funcionarios que se enriquecen”. Entre los bienes que se le detectaron a Jaime-algunos de ellos ordenó decomisar el TOF 6- se encuentran un yate, un departamento en la avenida Figueroa Alcorta, un hotel y una casa en Carlos Paz, Córdoba y un avión de cuatro millones de dólares.

En el mismo juicio, que comenzó en abril de 2019, Jaime fue acusado por una defraudación cometida en el ferrocarril Belgrano Cargas. El ex funcionario kirchnerista además había llegado a juicio por el uso de manera personal de dos autos que estaban asignados a una obra vial y al OCCOVI. Igual recorrido judicial hizo Claudio Uberti, ex director del OCCOVI durante los primeros años del kirchnerismo. La fiscal había planteado la prescripción de esos casos. El Tribunal Oral Federal 6 determinó que esos casos prescribieron por lo que Jaime, Uberti y los imputados en el caso del Belgrano Cargas fueron sobreseídos.

Jaime, detenido desde abril de 2016 continuará en la cárcel de Ezeiza, debido a que el TOF 6 consideró que debe cumplir su condena en prisión.

La lectura del veredicto

Panelo, presidente del Tribunal Oral Federal 6 comenzó a leer el veredicto a las 15.34. Luego de casi media hora dio por concluido el juicio. Los fundamentos de la sentencia se difundirán el próximo 6 de junio a las 18. Esa será la última actividad judicial de Panelo quien se jubiló.

En 2016 Jaime fue detenido por orden del juez Julián Ercolini quien tenía a su cargo la investigación del caso de los trenes de rezago comprados en Europa. Desde entonces está en Ezeiza. Es el único ex funcionario kirchnerista que continúa detenido.

No es la primera condena que le dictan a Jaime. De hecho ya fue condenado en tres ocasiones, dos durante el gobierno de Cristina Kirchner y la tercera a días de comenzado el gobierno de Mauricio Macri.

La primera condena fue firmada por el tribunal Oral Federal 2 de Córdoba en septiembre de 2013. Y fue porque Jaime intentó robar pruebas en un allanamiento de la causa por enriquecimiento ilícito que hoy llegó a su fin. Esa condena está firme.

La segunda condena fue dictada en octubre de 2015, cuando aún no se sabía quién iba a presidir el país luego de Cristina Kirchner. En octubre de aquel año Jaime admitió haber cobrado coimas. Lo hizo ante el fiscal Guillermo Marijuán. El juez Julián Ercolini lo condenó a la pena de un año y medio de prisión (compuesta con la condena anterior). El ex funcionario pactó una pena en un juicio abreviado y de esa manera confesó haber recibido dádivas de empresarios a los que debía controlar mientras fue secretario de Transporte. Había confesado recibir coimas, fue el primero entre varios ex funcionarios kirchneristas que lo admitieron luego, cuando declararon como arrepentidos en el Caso Cuadernos.

Unos meses antes había sido condenado por su responsabilidad por la Tragedia de Once. El Tribunal Oral Federal 2 condenó a Jaime por el delito de administración fraudulenta a la pena de siete años de prisión. Le compuso la pena con las otras dos condenas. La Casación revisó esa condena y la modificó: determinó que Jaime era responsable también por el estrago (es decir por el choque) y le subió la pena a ocho años de prisión. En 2018 comenzó a cumplir esa condena mientras estaba detenido por otra causa. En 2020 cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó las condenas del resto de los imputados en la Tragedia de Once, señaló que la condena de Jaime por el estrago debía ser revisada nuevamente por Casación. Por eso la condena por la Tragedia de Once aún no está firme. Además tiene varios juicios iniciados por otros casos de corrupción durante los días que fue secretario de Transporte del kirchnerismo.

La investigación por enriquecimiento ilícito de Jaime comenzó en agosto de 2008. Fue procesado en 2013 por el juez Sebastián Casanello. En 2016 el fiscal Carlos Rívolo pidió la elevación a juicio. Hubo una disputa de competencia entre tribunales orales que duró ocho meses. El juicio se inició en 2019. Vino la pandemia de coronavirus y hoy llegó a su fin. Jaime, un hombre que llegó al gobierno nacional de la mano de su amigo Néstor Kirchner, se enriqueció ilícitamente.

Fuente: Infobae

Bajo la Lupa Noticias

No buscamos LA INFORMACIÓN, buscamos LA VERDAD

Boletín de noticias