El FMI no precisó la fecha para girar el próximo desembolso a la Argentina y aclaró que por la guerra en Ucrania se actualizará la pauta de inflación

Economía 09 de junio de 2022 Por Bajo la Lupa Noticias
Así lo afirmó el vocero del organismo, Gerry Rice, que destacó la aprobación del acuerdo por parte del staff, que pasará al directorio en las próximas semanas, sin fecha exacta, para que el país reciba USD 4000 millones con el objetivo de pagar sus vencimientos

El Fondo Monetario Internacional (FMI) expresó su conformidad por el cumplimiento de las metas fijadas en el acuerdo con la Argentina en el primer trimestre, pero aclaró que, como acordó con el Gobierno, se modificarán las pautas trimestrales y, además, se actualizará el objetivo de inflación dado el impacto de la guerra en Ucrania.

El vocero del organismo, Gerry Rice, afirmó en su habitual conferencia de prensa en Washington que, para seguir cumpliendo con las pautas del programa firmado a fines de marzo, el Gobierno se comprometió a “redireccionar” algunos aspectos del gasto público e “implementar” medidas adicionales, sobre las que no brindó detalles.

Si se cumpliera con esta flexibilidad en términos de los tiempos para llegar a fin de año, propia de un programa que el FMI firmó para que el país no caiga en default y poder pensar en otro más exigente en 2024, no habría necesidad de pedir un waiver para recibir los próximos desembolsos.

El funcionario dijo que “no hay fecha determinada para llevar esta revisión al directorio, aunque normalmente lleva entre 3 y 6 semanas”, un calendario ajustado para las necesidades financieras del Gobierno, que tiene vencimientos con el organismo a fines de este mes y a principios del próximo por más de USD 4000, una suma similar a la que se espera en términos de desembolsos desde Washington.

Además, Rice subrayó que “los objetivos anuales no cambiaron” en términos de metas fiscales, política monetaria y acumulación de reservas internacionales en el Banco Central, un objetivo que comparte con el ministro Martín Guzmán para “anclar expectativas”, en un contexto complejo.

“Dado el efecto de la guerra en Ucrania, y el tema estacional, se revisarán las metas trimestrales; en términos practicos reflejará este shock, aunque sin cambios en la pauta anual: esto pasa en términos regulares en los programas del FMI”, afirmó Rice.


Sobre la inflación, acordada a fines de marzo en el 48%, señaló: “Nuestras proyecciones han sido revisadas en la discusión y dado los cambios incluida la guerra”, seguramente se actualizarán; de hecho, los analistas prevén más del 70% para este año y algunos como FIEL la proyectan en el 80%, frente al 33% calculado por el Gobierno a fines del 2021.

Tal como informó Infobae días atrás, el staff del organismo aprobó la primera revisión -ahora falta la bendición del board, que habitualmente no pone reparos si hay un aval de sus técnicos- aunque las preocupaciones sobre la evolución del gasto y por la escasa acumulación de las reservas internacionales del Banco Central llevaron a redefinir la definición de las pautas trimestrales.

En un comunicado, el staff destacó: “El personal técnico del FMI y las autoridades argentinas han llegado a un acuerdo a nivel del personal técnico sobre un marco macroeconómico actualizado y las políticas asociadas necesarias para completar la primera revisión bajo el acuerdo SAF de 30 meses de Argentina. El acuerdo está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que se espera que lo considere en las próximas semanas. Una vez completada la revisión, Argentina tendrá acceso a unos US$ 4.030 millones (equivalentes a DEG 3.000 millones)”.

“La revisión se centró en evaluar el desempeño del programa desde la aprobación del acuerdo, analizando los efectos del impacto de la guerra en Ucrania en la economía argentina e identificando políticas para abordar los efectos asociados. Fundamentalmente, el personal técnico del FMI y las autoridades argentinas acordaron que los objetivos anuales establecidos en la aprobación del acuerdo se mantendrán sin cambios, específicamente aquellos relacionados con el déficit fiscal primario, el financiamiento monetario y las reservas internacionales netas. Tal enfoque proporciona un ancla vital para la estabilidad económica y el crecimiento en tiempos de incertidumbre.

“Se cumplieron todas las metas cuantitativas en el primer trimestre de 2022. También se están logrando avances en la agenda estructural y las reformas que fomentan el crecimiento en línea con los compromisos del programa, incluso en el frente energético.

“Se prevé que el shock externo asociado con la guerra en Ucrania tenga un impacto limitado en el crecimiento y la balanza de pagos de Argentina este año, pero –como en la mayoría de los demás países –el aumento de los precios mundiales de las materias primas ya ha provocado una mayor inflación. A pesar de los recientes aumentos en las tarifas de energía, la posición fiscal de Argentina también se está viendo afectada por el shock de los precios de las materias primas debido a un aumento en los subsidios energéticos y una adecuada expansión del apoyo social dirigido a los hogares de bajos ingresos.

“Al tiempo que abordan el impacto del shock, las autoridades argentinas están comprometidas a implementar políticas para lograr los objetivos anuales del programa de déficit fiscal primario, financiamiento monetario y acumulación de reservas”, destacó el staff.

En cuanto a la política fiscal, “las autoridades planean reorientar el gasto público para lograr la meta de déficit fiscal primario del 2,5 por ciento del PIB para 2022, y mismo tiempo reducir el financiamiento monetario al 1 por ciento del PIB, como estaba previsto en la aprobación del acuerdo”.


También han reafirmado “su compromiso de continuar aplicando el marco de política monetaria y cambiaria para lograr tasas de interés de política real positivas, asegurar la competitividad del tipo de cambio y respaldar la acumulación de reservas de US $ 5.800 millones para todo el año”.

“Tomando en cuenta el impacto inicial de los shocks externos y los patrones estacionales de gasto e importación, se propone modificar las metas trimestrales interanuales del déficit fiscal primario y de acumulación de reservas, manteniendo sin cambios los objetivos anuales del programa”, señaló el equipo del Fondo.

“De cara al futuro, la decisiva implementación de políticas será fundamental para garantizar que los objetivos del programa se cumplan durante el resto de 2022 y más allá. Esto también incluye tomar medidas para movilizar financiamiento doméstico neto en pesos, mejorar la transmisión de la política monetaria, reducir la evasión de impuestos, fortalecer el marco ALD/CFT y fomentar la inversión en sectores estratégicos.

“El personal técnico del FMI agradece a las autoridades argentinas por las abiertas y constructivas discusiones y acoge con beneplácito su firme compromiso de implementar el programa, cuyo objetivo es ayudar a la Argentina a fortalecer la estabilidad económica, abordar la persistente y alta inflación y continuar atendiendo sus desafíos históricos”, concluyó el organismo, con su habitual tono cordial y rezando para que el programa se mantenga vigente hasta que, como se prevé, lo renegocie con el próximo Gobierno.

Fuente: Infobae.

Bajo la Lupa Noticias

No buscamos LA INFORMACIÓN, buscamos LA VERDAD

Boletín de noticias