La pobreza y la indigencia se han reducido en Tucumán pero es la más alta de la región y del país

Economía 30 de marzo de 2022 Por Bajo la Lupa Noticias
A nivel nacional el Indec informó una caída de más de tres puntos con relación al último dato oficial; es más de lo que esperaban los especialistas; la indigencia se redujo y vuelve a un dígito por la mejora del empleo, sobre todo del informal en 2021.

Segun datos oficiales, la pobreza en la provincia de Tucumán fue del 42.7% y la indigencia de 7.9%.  Esto significa que en las áreas relevadas hay 388.160 tucumanos bajo la línea de pobreza y 72.160 en la indigencia.

Del estudio, que relevó 908.971 personas de 255.191 hogares del Gran San Miguel Tucumán y Tafí Viejo, se desprende que un total de 388.160 tucumanos se encuentran bajo la línea de la pobreza. En la categoría indigencia, Tucumán registra 7,9%, lo que significa 72.160 personas que no alcanzan a cubrir la canasta alimentaria. Respecto al semestre anterior, la cifra decayó más de 4% y subió 0,2% en la medida interanual.

La Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec calculó que, de esta manera, la pobreza tuvo un pronunciado descenso de más de tres puntos desde su última medición, el primer semestre de 2021, cuando era de 40,6%. Esa caída es incluso mayor si se calcula de manera interanual. A fines de 2020 -año marcado por la pandemia, y las estrictas y prolongadas cuarentenas oficiales-, la pobreza había tenido una fuerte un alza, que la llevó al 42%. A fines de 2019, cuando la gestión de Juntos por el Cambio le entregó el poder al Frente de Todos, era de 35,5%.

Apenas se conoció el documento, el Ministerio de Economía informó que en 2021 salieron de la pobreza 920.400 personas (el dato llega a 1,5 millones proyectado al país) con relación al semestre previo. Siguen siendo pobres, si se expande el relevamiento a todo el territorio nacional, unos 17 millones de argentinos.

Sin embargo, un dato significativo fue la caída de la indigencia a un dígito (pasó en seis meses de 10,7% a 8,2%). Se trata de un indicador que se resistía a la baja. Para los especialistas, la fuerte mejora en la tasa de empleo a fines del año pasado -sobre todo entre los informales con salarios bajos- impactó más en ese número y menos en la baja de la pobreza. De hecho, según algunos estudios privados, la cantidad de trabajadores pobres viene creciendo de la mano de la inflación en los últimos años.

Pobreza infantil

La pobreza ente los niños tuvo un fuerte retroceso, pese a que es la más alta entre los diferentes segmentos. Entre los 0 y los 14 años bajó al 51,4% frente al 54,3% que marcó en el primer semestre de 2021. La pobreza infantil (0 a 17 años) fue de 51,8% el año pasado cuando en el primer semestre era de un 54,9%.

La mayor cantidad de pobres se registró, según el organismo estadístico que lidera el economistas Marco Lavagna, en Gran Resistencia. Allí más de la mitad de la población (el 52%) es pobre. Le siguen Concordia (51,5%), Gran San Luis (47,8%) y Formosa (45%), según los datos del Indec. Los partidos del Gran Buenos Aires reflejaron una pobreza de 42,3%. A niveles absolutos se trató nuevamente del área con más pobres de todo el país (1,2 millones).

La recuperación de la economía -10,3% el año pasado tras el derrumbe de 2020- y la baja del desempleo -al 7%, el mejor nivel desde 2016-, impactaron de lleno en el dato de pobreza. Sin embargo, los ingresos siguen siendo un desvelo del Gobierno en medio del rebrote de la inflación desde fines del año pasado. De hecho, los salarios registrados le ganaron punta a punta a la inflación en 2021. Sin embargo, los ingresos de los informales perdieron por casi diez puntos frente a los precios. Si el cálculo se hace usando el promedio anual, los salarios totales perdieron contra el avance en las góndolas.

Un número que alertó sobre la posibilidad de que la pobreza vuelva a expandirse en la Argentina es el significativo incremento de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) de febrero, que subió 9%, muy por encima del IPC (4,7%) del mes. Ayer, la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) informó que la expectativa de inflación de la población para los próximos doce meses era la más alta desde que comenzaron su medición, en 2006. Se posicionó en el orden del 53,7%.

“Los indicadores económicos nos siguen diciendo de que la Argentina está en el camino de la reconstrucción. Sabemos que este es el principio, pero estamos convencidos de que este es el camino: un Estado presente que, junto con el sector privado, los gremios, las iglesias, y las organizaciones sociales, forma la mesa de la reconstrucción de la Argentina”, dijo Juan Zabaleta, ministro de Desarrollo Social a LA NACION.

“También, estamos convencidos de que, en esta etapa, después de la pandemia, tenemos poner al trabajo por delante. Avanzar en la transformación de los planes sociales para ir hacia el empleo registrado es nuestro objetivo para recuperar la movilidad social ascendente”, cerró el funcionario.

Qué dicen los especialistas
“La incidencia de la pobreza en el segundo semestre de 2021 fue de 37,3%. Este valor sugiere que la tasa de pobreza del cuarto trimestre fue de alrededor de 36,4% casi dos puntos porcentuales más baja que la del tercer trimestre. En general, la tasa de pobreza del cuarto trimestre es más alta que la del tercero porque en el cuarto trimestre la EPH no captura el aguinaldo y en promedio el ingreso total familiar suele ser más bajo”, afirmó Martín Rozada, profesor del departamento de Economía de la UTDT.

“El año pasado, los ingresos crecieron fuerte entre el tercero y cuarto trimestres, compensando la caída usual debido al aguinaldo, y combinado con un crecimiento menos pronunciado de la canasta básica total, produjeron que la tasa de pobreza del cuarto trimestre fuera más baja que la del tercero, algo que no se veía desde 2016, cuando el Indec retomó la publicación de las estadísticas de pobreza”, completó.

“El número fue mejor al esperado”, afirmó a LA NACION, Leopoldo Tornarolli, investigador del Cedlas-UNLP. El especialista dijo que la explicación se da por dos factores: el primero es el aumento del empleo, que genera que más hogares tengan ingresos positivos en un contexto de una mejora de la distribución del ingreso. El segundo tiene que ver con un factor poco usual. La inflación, en el segundo semestre del año pasado, se aceleró más que las líneas de pobreza e indigencia (canastas básica y alimentaria). “Esto tiene que ver con la importancia que tiene la expansión de Precios Cuidados en las canastas que sirven para medir pobreza e indigencia, que tienen menos productos que las del IPC”, explicó el experto sobre el silencioso trabajo que llevó adelante el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, en 2021.

“Esos dos factores ya no van a estar disponibles en 2022. Es poco probable que el empleo se expanda más. La mejora debería darse en ingresos reales, o sea, con ingresos nominales por encima de la inflación. No es probable que ocurra en el primer semestre. En el segundo semestre del año pasado, el valor de la línea de pobreza se movió un 14,5%, mientras que la inflación avanzó 21,3%. En estos dos meses, enero y febrero, la línea de pobreza [la canasta básica] creció 10,1%, por arriba del IPC. Es bastante probable que parte de esta mejora en la pobreza se revierta”, aseguró Tornarolli.

“Hay otros datos que permiten ilustrar mejor la cara oculta de esta caída”, afirmó a este medio Agustín Salvia, coordinador del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA), Agustín Salvia. “La mitad de la fuerza de trabajo sigue desocupada o tiene un trabajo informal; sólo uno de cada tres tiene un empleo formal, y un tercio de los trabajadores son pobres. Los salarios reales promedio no cubren una canasta familiar y el 35% de las familias transitó por la pobreza en los últimos tres años; unos 15 puntos son nuevos pobres pertenecientes a las clases medias. Los problemas estructurales de la Argentina siguen ahí. Y lo que viene no parece un círculo virtuoso de más empleo y menos inflación”, dijo Salvia.

Bajo la Lupa Noticias

No buscamos LA INFORMACIÓN, buscamos LA VERDAD

Boletín de noticias