Las cuatro A para aliviar el estrés

Salud 06 de septiembre de 2021 Por Bajo la Lupa
En época de pandemia las situaciones de estrés aumentaron y expertos de la Clínica Mayo de Estados Unidos brindaron opciones para aliviarlo.

Cuando la pandemia del coronavirus fue anunciada y declarada en marzo de 2020, las situaciones de estrés han ido en aumento por pasar tanto tiempo dentro del hogar en cuarentena, por las restricciones y por el home office, en algunos casos, en los que se mezcló con la presencia de todos los integrantes de la familia en el hogar las 24 horas. Es necesario aliviar el estrés que se genera, producto de numerosos factores y la Clínica Mayo de Estados Unidos propone la regla de las cuatro A.

No solamente el trabajo puede generar estrés, sino el acompañamiento en la escuela de los niños, que muchos tuvieron que atravesarlo por dificultades incluso tecnológicas, los problemas económicos, crisis de pareja o muchos otros problemas que pudieran surgir, entre mudanzas y diferentes cuestiones.

Frente a ello, la Clínica Mayo elaboró la regla de las cuatro A para poder hacerle frente al estrés, aliviarlo y desactivarlo, dentro de lo posible. Este método es una herramienta que puede ser efectivo, si se siguen sus conceptos claves: apártate, altera, acepta y adáptate.

1. Apartar: se trata de planificar con anticipación, dentro de lo posible y realizar una nueva organización del entorno. Se trata de aplicarlo a todos los ordenes de la vida, de modo de tener el espacio de tiempo suficiente para poder hacer frente a diferentes inconvenientes que puedan surgir y priorizar actividades. También, sugiere evitar a las personas que nos fastidian o causan molestias, en la medida en que se pueda y aprender a decir que no.

2. Alterar: tratar de pedir colaboración a las demás personas para evitar enfrentamientos y colaborar con ello. Asimismo, sugiere comunicar los sentimientos de forma abierta, para disminuir malestares, establecer límites y distribuir tareas.

3. Aceptar: si la situación no se puede mejorar ni evitar el conflicto que generará el estrés, no quedará más opción que aceptarlo y tomarlo con la mejor actitud posible para no padecerlo tanto. Hablar con los otros, disculpar y reducir el “diálogo interno” que suele ser negativo, es decir, los pensamientos y aprender de los errores cometidos.

4. Adaptarse: intentar tomar los desafíos o los inconvenientes con actitud positiva, quitando de la mente aquellos pensamientos limitantes que nos impidan actuar favorablemente y adaptarse a los cambios o trabas para poder sortearlos positivamente.

Fuente: Mitre

Boletín de noticias