Un barco con 147 náufragos atraca en Italia, autorizado por la Justicia

Mundo 15 de agosto de 2019 Por
El gobierno de Salvini había prohibido el ingreso del Open Arms, donde viajan 32 menores. La misión humanitaria dijo que necesitaba resguardo de un fuerte temporal.
815349_201908142121230000001

AMPEDUSA, Italia.- El barco de la ONG española Pro Activa Open Arms, que lleva 13 días en medio del Mediterráneo esperando permiso para desembarcar, ingresaba ayer en aguas territoriales italianas para solicitar la evacuación de los 147 náufragos a bordo, luego de que un tribunal de Italia haya dejado sin efecto un decreto gubernamental que se los impedía.

El fundador de la ONG, Oscar Camps, aseguró que el barco se pondría a resguardo cerca de la isla de Lampedusa, ante el temporal que se avecina, y allí esperarán que se les asigne un puerto para desembarcar. “La voluntad es respetar de forma absoluta la legalidad”, subrayó Camps en una breve comparecencia ante la prensa.

La ONG solicitará de forma urgente a las autoridades italianas la evacuación “por motivos de salud” de los 147 náufragos que permanecen a bordo, luego de que, el martes a la noche, la guarda costera italiana evacuara a cuatro personas: dos bebes y su familia.

 
La decisión de entrar en aguas italianas se produce después de que un tribunal de ese país dejara sin efecto el decreto del premier y viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, que amenazaba con multas de un millón de euros y con confiscar el buque de ayuda humanitaria en caso de que ingresara a aguas territoriales de su país.

La ONG presentó un recurso contra esa prohibición y un tribunal administrativo falló a su favor. Se trata de una medida cautelar ante la “situación de gravedad y urgencia excepcionales” en las que se encuentran los 147 náufragos a bordo del Open Arms, la mayoría de los cuales fueron rescatados hace 13 días frente a las costas de Libia.

Según Camps, la justicia italiana reclama a las autoridades del país que designen un puerto para el desembarco de los náufragos. En su demanda contra la decisión de Salvini, la ONG española defendía que el decreto aprobado la semana pasada violaba las leyes internacionales del mar y de salvamento.

Los rescatistas españoles solicitaron a Italia y Malta, los países con puertos más cercanos a la zona de rescate, que los autorizaran a desembarcar, a la vez que tramitaron las solicitudes de asilo de la mayoría de los náufragos rescatados, quienes presentaban signos de haber sufrido violencia.

Otras 356 personas rescatadas por el buque Ocean Viking, de las ONG SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras, se encuentran en la misma situación.

Ante esta pasividad de las autoridades europeas, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) instó a los países implicados que permitieran el desembarco y asistan a los náufragos, sin obtener respuesta.

Abierto desafío

La ministra de Defensa de Italia, Elisabetta Trenta, envió dos barcos de la marina para que escolten hasta el puerto de Lampedusa al Open Arms, que navegaba en medio de grandes olas por el mar Mediterráneo. Tomó la decisión a pesar de que, poco antes, Salvini había firmado una nueva resolución para prohibir el ingreso del buque en aguas de su país. También dispuso que, si las condiciones meteorológicas lo permiten, desembarquen en naves militares los 32 menores a bordo del Open Arms.

El contrapunto entre Trenta, del Movimiento Cinco Estrellas y el líder de la Liga debe leerse en marco de la crisis en el gobierno de coalición entre las dos fuerzas, que podría terminar en una semana, si avanza un pedido de destitución de la Liga hacia el premier Giuseppe Conte. 

FUENTE:LA GACETA 

Boletín de noticias