River gritó campeón otra vez de la mano de Gallardo

Deportes 31 de mayo de 2019 Por
Le ganó 3-0 a Athletico Paranaense y se quedó con la Recopa Sudamericana. Nacho Fernández, Pratto y Suárez, los goleadores.
gallardo-alcanzo-su-decimo-titulo___h9Gv3PoYC_1256x620__1

 

Las finales se juegan con determinación”. Esa fue la frase certera de Marcelo Gallardo en la conferencia previa a la revancha de la Recopa contra Athletico Paranaense. "Estoy tranquilo y confiando porque sé lo que pueden dar los jugadores en estas circunstancias", sumó el Muñeco. Y River, su River, se parece bastante a lo que el entrenador sueña y desea. Porque River tuvo determinación para dar vuelta la serie, golear 3-0 y quedarse con un nuevo título. El resultado, en el análisis, es una exageración porque a River le costó doblegar a su rival. Pero fue paciente y aprovechó su momento. Y cuando golpea, el millonario se agranda. Debe pegar fuerte, además. Porque Paranaense sintió el impacto del primer gol de Nacho Fernández y se fue de la final. El gol de Pratto -golazo por cómo controló el balón- fue la crónica de una acción anunciada, porque todos en el Monumental tenían la sensación de que el segundo llegaría. El tercero, del delicado Matías Suárez, sirvió para sacarle el suspenso a los últimos minutos. La previa mostraba palabras: final, Monumental, River, Gallardo. El resultado, el que se tornó esperado: campeón.


A River le costó meterse en el partido. Le faltó el fútbol que ha caracterizado a los equipos de Marcelo Gallardo. No jugó de manera brillante pero lo que no le faltó fue intensidad para buscar en el arco de enfrente. En la noche del jueves no prendió River, especialmente en la primera parte. Es cierto que el frío no se prestó para el contagio del equipo y de la gente, aunque hay que decir que el principal responsable de la falta de chispa de River fue Paranaense.


Ya se sabe pero se repite: los equipos brasileros ya no son aquellos que mataban de local y que se reducían a nada de visitante. Ya no son inocentes los brasileros; se volvieron mañeros. El Gremio de Renato tal vez marcó la historia contemporánea de los brasileros. Acá, en el repleto Monumental, Paranaense hizo todo el tiempo que pudo, cortó reiteradamente con faltas, se plantó cara a cara cada vez que los fueron a guapear, no les quemó la pelota cuando la tuvieron en los pies y jugaron con disciplina de guerreros. Así River en ningún momento se lo llevó por delante.

De todos modos, River tuvo un par de situaciones claras porque cuenta con jugadores de jerarquía. A los 15 minutos Nacho Fernández estrelló un derechazo en el palo y unos instantes después Pratto cabeceó a las manos de Santos. Merodeó el área River pero le faltó el pase del asombro, ese que deja mano a mano a un futbolista. No encuentra el nivel Ezequiel Palacios y, carente de confianza, pifia pases fáciles o no se anima a los difíciles. Jugó mal el pibe y el Muñeco lo sacó del costado izquierdo de Ponzio y lo puso a la derecha. El resultado no fue positivo.


Y en el esperar de Paranaense, halló algunos espacios que con sabiduría supo aprovechar Lucho González, un distinto hasta en el modo de correr. Franco Armani, figura de la serie, le tapó una que parecía imposible abajo del arco. Hizo recordar a la atajada antológica ante Gigliotti en la Liberadores pasada en cancha de Independiente.


En el segundo tiempo Gallardo mandó a la cancha a Nicolás De la Cruz por Palacios y le imprimió dinámica al mediocampo de River. Se paró con otro ímpetu el local. El uruguayo fue a jugar casi de extremo por izquierda y su sola presencia inquietó. Siguió sin ser claro River, es cierto, pero la sensación era distinta. Y ya Paranaense estaba decididamente metido atrás.


Mirá tambiénEl VAR apareció en escena en el Monumental para traerle un poco de alivio al River de Gallardo
Dos acciones cambiaron el rumbo del juego y le permitieron a River ser campeón de la Supercopa. La primera fue el claro penal de Lucho González sancionado por la intervención del VAR. El remate de Pinola llevaba destino de arco y el balón chocó con el brazo de Lucho. Nacho pateó, Santos atajó, pero el rebote le quedó a Nacho que empujó al gol. La suerte del campeón. O el celular de alguna divinidad.


La segunda cuestión que modificó el juego fue el ingreso del cordobés Matías Suárez. Su presencia en el banco se suplentes obedece a que venía de un par de partidos malos, aunque Gallardo también entiende que Suárez se mete rápido en juego y puede ser revulsivo viniendo desde afuera. El atacante que jugará la Copa América habilitó a Pratto en el segundo y sentenció la serie con el tercero.


Y la mención especial la merece Pratto, el sacrificado que aparece en las finales. El Oso se metió un poquito en el corazón de los hinchas millonarios con el gol del desahogo y por un par de corridas a pura entrega. La foto de todos sus compañeros festejando como y junto a él es el homenaje al esfuerzo. Que Pratto parece siempre tener recompensa.

Fue campeón River nomás, sin el brillo de otros momentos pero con la contundencia y la presencia de siempre. Marcelo Gallardo parece tener la fórmula para ganar. O cuanto menos para cantar presente. Nunca te "deja a pata" el River de Gallardo y por eso, más allá de los títulos, quedará en la historia. Ya tendrá su estatua junto a la de Labruna y ya es el técnico más ganador de la historia. Pero irá por más con River, porque vive para competir y dar la talla.

Boletín de noticias