En sesión maratónica y con disturbios en las calles, Diputados se encamina a dar media sanción al Presupuesto

Política 25 de octubre de 2018 Por
Se prevé que la votación en la Cámara baja será a la madrugada. Por lo pronto, el oficialismo asegura que tiene los votos necesarios para alzarse con la media sanción.
Ir4JQljab_930x525__1

Vale recordar que Cambiemos logró el dictamen de mayoría tras una agitada reunión parlamentaria en la que la iniciativa fue firmada por 28 integrantes de la comisión de Presupuesto y Hacienda: 23 oficialistas, a los que se sumaron el cordobés Martín Llaryora, el entrerriano Juan José Bahillo, el misionero Jorge Franco, la chaqueña Elda Pértile (que suscribió con disidencias) y la santiagueña Norma Abdala de Matarazzo.

Para alcanzar la deseada media sanción de la Cámara baja, el oficialismo tiene garantizados 136 votos propios, cerca de 23 del interbloque Argentina Federal (PJ y aliados), los tres diputados del bloque Evolución de Martín Lousteau; una parte del Frente Cívico por Santiago del Estero, y monobloquistas como la cordobesa Adriana Nazario y la neuquina Alma "Chani" Sapag.

Del otro lado de la mesa se plantarán el Frente para la Victoria, el Frente Renovador, el flamante interbloque Red por Argentina que encabeza Felipe Solá, el Frente de Izquierda, Unidad Justicialista (San Luis), el monobloquista santafesino Luis Contigiani (Frente Progresista Cívico y Social); sumado a algunos diputados sueltos del bloque Justicialista.

img_subida_1024212412
Repudiable. Nicolás Massot (PRO) yDaniel Filmus (FpV) protagonizaron un grotesco incidente en plena Cámara de Diputados.

Lo cierto es que el debate por el Presupuesto 2019 lejos estuvo de desarrollarse con normalidad ya que desde su inicio el debate estuvo dominado por la tensión. Minutos después de que se desataran incidentes en las afueras del Parlamento, diputados de la oposición exigieron suspender la sesión hasta tanto "se frenara la represión" en la calle. 

incidentes-tapa02

El pedido fue rechazado por el oficialismo desatándose una paupérrima escena en el recinto que incluyó forcejeos e insultos entre legisladores del Frente para la Victoria y Cambiemos. Cuando el clima de tensión pudo disiparse, todos los diputados volvieron a sus bancas para debatir sobre la continuidad o no de la sesión. 

En ese contexto, la opocisión le solicitó al titular de la Cámara, Emilio Monzó, que convoque al jefe del operativo para que explique el protocolo de seguridad para la jornada que ya se presentaba cargada de violencia. El diputado oficialista cedió ante el pedido de diputados de la izquierda y kirchneristas por lo que organizó una reunión con todos los jefes de bloque de la Cámara baja en su oficina con el objetivo de lograr que la sesión siga adelante. 

Tras el encuentro, el propio Monzó reanudó el debate y anticipó que el jefe del operativo permanecerá en el Congreso mientras dure la sesión para ser consultado por los diputados sobre el operativo. Asimismo, se acordó la creación de una comisión integrada por diputados de los distintos bloques para el monitoreo de la situación en las afueras del Palacio Legislativo.

El temario de la sesión también incorpora el tratamiento de los dictámenes del paquete fiscal de revalúo de reforma del régimen impositivo de Bienes Personales, Ganancias de acuerdo al índice de precios y monotributo especial para pequeños productores cañeros y tabacaleros. Estos temas se debatirán junto al Presupuesto, pero se votarán por separado hacia el final de la sesión.

Al ingresar al recinto, el jefe del bloque de diputados nacionales del PRO, Nicolás Massot, se manifestó confiado en que el oficialismo tendrá los votos necesarios y destacó la importancia de "poder discutir en un marco de tanta polarización y tener los consensos necesarios para una herramienta tan importante que durante muchos años no se ha discutido con seriedad".

Por el lado de la oposición, en cuyas bancadas se lee el cartel "No al Presupuesto" acompañado por banderas de Estados Unidos y hasta una gigantografía de Lagarde, los legisladores insistieron en que la ley de gastos está hecha "a medida del FMI".