Brindan apoyo a estudiantes universitarios privados de libertad

Tucuman 08 de agosto de 2018 Por
La Modalidad de Educación en Contextos de Encierro tiene como propósito favorecer el acceso y permanencia en la Educación Superior.
superior1

Docentes de diferentes áreas brindan semanalmente espacios de apoyo pedagógico a todos los estudiantes en instituciones de privación de la libertad que estudian carreras universitarias y las cursan de manera no convencional.

El objetivo de esta propuesta es relevar las demandas de acceso a la educación superior universitaria y no universitaria, acompañar las trayectorias académicas de los estudiantes inscriptos, realizar gestiones vinculadas al estudiantado y articular con las instituciones de nivel superior. Cuatro docentes itineran entre la unidad de Villa Urquiza, la Unidad N° 4 de mujeres y la Unidad N° 3 de Concepción.
Eugenia Dip Torres, directora de Educación de Jóvenes y Adultos, expresó: “Se trata de un paso muy importante que la modalidad está dando orientado a fortalecer la calidad educativa de los estudiantes que han decidido continuar carreras universitarias y a mitigar las dificultades que pudieran tener para permanecer en sus carreras”.

A su vez, sostuvo que “el equipo técnico de educación superior propone espacios de apoyo y tutorías permanentes sobre las distintas asignaturas de cada carrera, especialmente de las de los primeros años. Estas se complementen con los espacios de tutoría que las Unidades Académicas vienen desarrollando al interior de los penales. Además ayuden a los estudiantes a preparar sus exámenes y rendir con éxito. Estamos dando respuesta a esa necesidad”.

Lucas Stambole Dasilva, Catalina de la Torre y Florencia Sanna, referente de la Modalidad y responsables de educación superior respectivamente, indicaron que estás tutorías están destinadas al acompañamiento académico los estudiantes. “En estos espacios se profundizan las lecturas de la bibliografía indicada por los programas correspondientes, se evacuan dudas, se debate entre los compañeros y docente, se presenta y trabajan ejemplos de la vida real, se enseñan técnicas de estudio, cómo identificar ideas principales en un texto y traducirlas en esquemas que favorezcan la comprensión”. De este modo, “se entrena la expresión oral y escrita, a fin de que los destinatarios lleguen a las instancias de examen, extramuros, con sólidos conocimientos y con sus temores ya trabajados”.

Agustina Díaz, abogada y tutora de materias de esa carrera, destacó: “Estas prácticas permiten a los estudiantes pertenecer a un espacio académico donde además se crean y recrean vínculos con sus compañeros, no ya de unidades penitenciarias sino de estudio, contribuyendo a promover su formación integral, el desarrollo pleno y la inserción social; todo ello a través de una herramienta indispensable: la educación”.

El área de educación superior de la modalidad, creada en el año 2016, logró elevar de cuatro estudiantes que en ese momento estudiaban carreras de nivel superior, a más de 40, entre los cuales hay ya algunos próximos a egresar.