Miles de personas se manifestaron a favor de las dos vidas

Tucuman 05 de agosto de 2018 Por
Próximo a votarse en el senado el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), que tiene media sanción de diputados, en Tucuman la movilización fue multitudinaria.

El gobernador Juan Luis Manzur y su vice, Osvaldo Jaldo participaron de la convocatoria, junto a otras autoridades del ejecutivo y legislativo provincial.

Dj3fYrbXsAADEjM

"Junto a miles de tucumanos en la marcha federal en defensa de las dos vidas. Respetamos la Constitución de Tucumán y cuidamos la vida desde la concepción" expresó Manzur.

La marcha tuvo una fuerte impronta religiosa, con sacerdotes dirigiendo un "Ave María" colectivo hasta llegar al lugar donde se realizó el acto central, frente a la Maternidad. Los manifestantes exhibieron pañuelos rosas y celestes, afiches proclamando "sí a la vida" y algunas imágenes religiosas. Un paño gigante anunciaba "el aborto siempre mata" en el puente Central Córdoba.

La acción en el escenario comenzó alrededor de las 18 y se extendió hasta unos minutos antes de las 20. Subieron a las tablas tres de los seis diputados que rechazaron la Ley IVE, en junio: José Cano, José Orellana y Beatriz Ávila. Los acompañó la legisladora Sandra Mendoza, que esta semana presentó el proyecto de resolución para declarar "pro-vida" a Tucumán, aprobado por amplia mayoría en la Legislatura.

"Los tucumanos no queremos ninguna ley de muerte. Queremos que se legisle en favor de las dos vidas con políticas públicas de protección a la maternidad vulnerable. Con la vida no se juega ni se negocia" señaló el legislador radical Raúl Albarracín.

Dj4hT_tWwAAnjx_

También estuvieron presentes en la convocatoria nacional el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, la diputada Beatriz Ávila, la senadora Silvia Elías de Pérez y el concejal Ricardo Bussi, entre otros.

180805203402_16419

Desde la organización calcularon que unas 150.000 personas marcharon este domingo en Tucumán, 50.000 más que las del pasado 10 de junio.

Fuente: el tucumano