Macri en Tucumán: "el rumbo del barco sigue siendo construir una Argentina diferente"

Tucuman 09 de julio de 2018 Por
El presidente Mauricio Macri participó del acto central en la Casa Histórica, por el 202° aniversario de la Declaración de la Independencia Nacional.
DhrHj2QWsAAVoOv

En su novena visita a Tucumán, el mandatario hizo un homenaje a los próceres de 1816 junto al gobernador tucumano Juan Manzur y otros funcionarios nacionales y provinciales. Desde allí, dirigió un mensaje para todo el país centrado en la igualdad, el progreso y la confianza.

DhrVUuMWsAEX3Sk

Las frases más resonantes del discurso presidencial:

"Debemos dejar atrás los enfrentamientos y trabajar en equipo por el país y su gente. Seamos recordados como la generación de la palabra, del diálogo".

"Todos sabemos que no podemos concebir nuestra historia sin mujeres, por eso queremos ratificar nuestro compromiso con la igualdad. Les pido que sigamos trabajando juntos para lograrlo y no posterguemos más esta deuda", mencionó sobre las mujeres y su papel en la historia nacional.

"Estamos pasando una tormenta con muchas circunstancias, por los mercados externos y por políticas tomadas por gobiernos anteriores. Son tantas las angustias del momento, pero estoy seguro que vamos a llegar al país en el que todos los argentinos vamos a poder realizarnos. El rumbo del barco está claro, sigue siendo el mismo: construir, de una vez por todas, una argentina diferente".

"Los argentinos dejamos atrás la idea de que va a venir un Mesías a salvarnos. Entendimos que el poder no es del Gobierno, es de la gente. Todos tenemos que tomar las riendas para salvarnos. Queremos un país grande, en el que se pueda trabajar de lo que te gusta, en el que cada argentino pueda ver el resultado de su esfuerzo, donde la transparencia no sea negociable, donde se cuide lo que es de todos y se trabaje dando lo mejor de cada uno para lograr nuestras metas".

"Tenemos firme la voluntad de que estamos acá para hacer las cosas bien. Estamos poniendo el hombro y el mundo lo comprende por eso nos acompaña. Pronto veremos cómo esos resultados crecen".

"Quiero pedir el aporte de los empresarios argentinos porque el mundo ya nos demostró su apoyo. Sepan que de este lado ya no hay un Estado que aplasta, que pone trabas. Es un Estado que les permite crecer, para que todos seamos mejores. Un Estado que no cambia las reglas de juego ni aún en las tormentas. Creemos en la posibilidad de apostar a largo plazo. Queremos crear más y más trabajo".

"Quiero convocar a todos los gobernadores a colaborar desde su lugar, para que tengamos un presupuesto el año que viene ordenado. Para terminar con el déficit fiscal y vivir como lo hacen las familias argentinas: con los recursos que tenemos".

"El país que queremos somos todos nosotros. Lo hacemos entre todos cada día. Acá no hay espectadores, todos somos protagonistas. Todo el esfuerzo que estamos haciendo juntos, vale la pena. Sigamos adelante", cerró.

Luego de las palabras y de saludar a un grupo de mujeres que lo acompañó durante su discurso, Macri procedió -con la ayuda del gobernador Manzur- a destapar una placa en homenaje a todas aquellas mujeres que contribuyeron a hacer historia. 

Esta es la segunda vez que Macri encabeza los actos patrios en Tucumán. Antes estuvo presente en 2016 para el Bicentenario de la Independencia. En cambio, no asistió en 2017 debido a que estaba de viaje en Hamburgo, Alemania, donde participó de la cumbre de líderes del Grupo de los 20 (G-20).

DhrHj2QWsAAVoOv

En el Te Deum, Sánchez pidió "por la vida" y reclamó que "el aborto es muerte"

El arzobispo de Tucumán le habló a los senadores y pidió luchar contra el narcotráfico, la pobreza, la injusticia y la desigualdad.


Como portavoz de la Iglesia tucumana, el arzobispo Carlos Sánchez aprovechó el Tedeum por la celebración del 9 de Julio para pedirle explícitamente a los senadores que "defiendan la vida", en medio del debate por el proyecto que reglamenta la interrupción voluntaria del embarazo en el país, iniciativa que ya cuenta con media sanción de Diputados. "El aborto es la muerte de un inocente", sentenció.

Frente a la vicepresidenta Gabriela Michetti, el gobernador Juan Manzur y el intendente Germán Alfaro, Sánchez pidió buscar el bien común de todos los argentinos y de inmediato su discurso giró la defensa de la postura de la Iglesia ante la despenalización del aborto. "Aunque no sea deseada, hacernos cargo, porque vale toda vida", aseguró el sacerdote.

En otro pasaje de la homilía, Sánchez bregó por buscar el bien común y construir una Patria de hermano. También reclamó luchar contra el narcotráfico, que se apoderó de las calles. "Hoy vemos con mucha tristeza en nuestro querido Tucumán, y quizás en otras partes del país, que niños y mujeres son usados para vender muerte (droga) en los barrios. Es triste".

El hilo conductor de toda su discurso estuvo atravesado por "la defensa de la vida". "Necesitamos escucharnos y dialogar. Necesitamos oír la voz de los que no tienen voz, de los marginales de la patria, de los que estén en el seno materno. No de los que más gritan. Respetemos este derecho fundamental que tiene todo ser humano, todo argentino. Vale toda vida, no hay sobrantes en la Argentina. El aborto es muerte de un inocente. No nos engañemos ni dejemos engañar", insistió el arzobispo.

Para el cierre, dejó un mensaje direccionado para los senadores, quienes tendrán la decisión final de convertir en ley, o no, el proyecto que reglamenta la interrupción voluntaria del embarazo. "Que el Señor ilumine a nuestros senadores para que defendamos la vida, porque toda vida vale. Que así sea", concluyó.

Fuente: La Gaceta