Inglaterra consiguió un agónico triunfo ante Túnez gracias al doblete de Harry Kane

Deportes 18 de junio de 2018 Por
El delantero del Tottenham marcó los dos goles de su equipo en el triunfo por 2 a 1 ante Túnez. Sassi, de penal, había igualado las acciones. Por el mismo grupo, Bélgica goleó 3-0 a Panamá
774473_20180618160359

La renovada Inglaterra de Gareth Southgate se presentó en Rusia 2018 con el objetivo de poner fin a una racha de casi ocho años sin ganar en una Copa del Mundo y lo logró. Con un triunfo 2-1 ante Túnez se sacó de encima la presión en un partido que finalmente fue más difícil de lo que parecía. Los europeos lograron ganar 2-1 gracias al doblete de Harry Kane, quiem marcó un tanto en el tiempo adicionado.


A los dos minutos los ingleses tuvieron la primera situación en los pies de Jesse Lingard, quien aprovechó un error de la defensa africana en el área y capturó el balón, pero su remate lo desvió el arquero Mouez Hassen. Un minuto más tarde, Lingard llegó hasta el fondo por el sector izquierdo del ataque y lanzó un pase perfecto para Raheem Sterling, pero el hombre del Manchester City se tropezó y no pude darle al balón con precisión.

Todo esto no era una casualidad e Inglaterra iba a abrir el marcador en la siguiente jugada. John Stones cabeceó un tiro de esquina e hizo lucir a Hassen, pero Harry Kane capturó el rebote y empujó la pelota para el 1-0. Para desgracia de Túnez, esa innecesaria pero sensacional tapada le provocó una lesión al arquero que tuvo que ser sustituido en lugar de Farouk Ben Mustapha.

A los 32 minutos, cuando todo parecía controlado por los de Southgate, Kyle Walker le dio un codazo a Be Youssef y el árbitro colombiano Wilmar Roldán pitó penal. Ferjani Sassi lo cambió por gol y estampó el 1-1.

Tras el tanto, Inglaterra contó con un puñado de situaciones que pudieron haber puesto nuevamente en ventaja a los europeos. Pero la mala fortuna y la falta de puntería hizo que el primer tiempo finalice en empate.
En el complemento, Túnez se cerró en el fondo y más allá de sus notables limitaciones pudo aguantar con mayor fortaleza las embestidas de Inglaterra. La presión alta y el juego rápido en el medio fueron las dos armas que presentó en el segundo tiempo Southgate, pero con el paso del tiempo su equipo cayó en la trampa y terminó recurriendo a centros al área y remates imperfectos.

Cuando el empate parecía sentenciado apareció Kane, el goleador del seleccionado, para de cabeza e ingresando por el segundo palo, convertir el 2-1 y darle los tres puntos a su equipo.
De esta manera, se ubica segundo detrás de Bélgica, que más temprano le había ganado 3-0 a Panamá. Inglaterra se medirá ante los centroamericanos el domingo en Nizhny Novgorod.