Destituyeron a Mariano Rajoy como presidente del gobierno español

Mundo 01 de junio de 2018 Por
Con el apoyo opositor, el Congreso aprobó una moción de censura en su contra por corrupción.
rygBRYAyQ_930x525__1

Punto final para el mandato de Mariano Rajoy. El Congreso español aprobó su destitución, al votar favorablemente una moción de censura presentada por el opositor socialista Pedro Sánchez, quien será su sucesor en la presidencia del Gobierno.

Seguí leyendo
Pedro Sánchez, presidente de España: "voy a atender las urgencias sociales de mucha gente"

Pedro Sánchez, presidente: con la destitución de Mariano Rajoy se va un amigo de Mauricio Macri

La despedida de Mariano Rajoy: "Ha sido un honor ser presidente"

Mariano Rajoy cayó y Pedro Sánchez es presidente de España: ¿cómo sucedió?
La propuesta de Sánchez se impuso con 180 votos a favor, 169 en contra y una abstención. La iniciativa del líder del PSOE contó con el respaldo del arco opositor, incluidos catalanes y vascos.

Rajoy se despidió del cargo minutos antes de votarse la moción de censura. "Ha sido un honor haber sido presidente del Gobierno de España y dejar una España mejor de la que encontré", dijo en una breve intervención.

"Ojalá mi sustituto pueda decir lo mismo en su día, se lo deseo por el bien de España", expresó el líder conservador, de 63 años, quien felicitó por adelantado al dirigente del PSOE. "A la vista de lo que todos sabemos, podemos presumir que la moción de censura saldrá adelante. En consecuencia, el señor Sánchez será el nuevo presidente del gobierno, y yo quiero ser el primero en felicitarlo", agregó.

Rajoy pidió disculpas a quienes se hayan sentido ofendidos durante su mandato y agradeció el respaldo del partido Popular.

Sánchez, de 46 años, será investido hoy mismo jefe del Gobierno tras cosechar los apoyos de grupos como el izquierdista Podemos, los nacionalistas vascos o los independentistas catalanes.

La moción contra Rajoy fue impulsada por Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), después de que la Audiencia Nacional emitiera una dura sentencia en el caso “Gürtel”, la mayor trama de corrupción descubierta en el país donde se vio involucrada gran parte de la cúpula del Partido Popular, formación en el gobierno.

El alto tribunal condenó a 29 empresarios y ex políticos del PP, entre ellos al ex tesorero del partido Luis Bárcenas, y consideró probado que hubo una contabilidad paralela que benefició a la agrupación. Además, según la sentencia, el testimonio de Rajoy como testigo durante el juicio no fue lo “suficiente verosímil” para rebatir las pruebas de la contabilidad opaca del partido.

Basado en este caso, que despertó la indignación popular, Sánchez encaró la moción de censura para sacar a Rajoy del gobierno. La legislación española prevé este mecanismo como herramienta para que un gobernante rinda cuentas y pueda ser destituido por el Congreso para ceder el cargo al impulsor de la moción, en este caso el propio Sánchez.

Qué es el caso Gürtel, el escándalo de corrupción que le costó la presidencia a Mariano Rajoy

Lleva más de una década convertido en un problema para el Partido Popular español, y el propio ex gobernante llegó a admitir más de una vez que la corrupción es lo que más daño hizo a la formación.

En un fallo histórico, la semana pasada la Justicia española condenó al Partido Popular (PP), a su ex tesorero, y a varios ex funcionarios nacionales y regionales por beneficiarse de una trama corrupta. Por primera vez, un partido político fue condenado desde el regreso de la democracia a España.

El caso Gürtel lleva más de una década convertido en una pesadilla para el partido de Mariano Rajoy, quien llegó a admitir más de una vez que la corrupción es lo que más daño hizo a su formación.
La investigación central comenzó en 2007, tras una denuncia de un concejal del Ayuntamiento de Majadahonda, en la región de Madrid, que había recibido más de 260 mil euros como parte de la red de corrupción.

El sistema era comandado por una red de empresarios encabezados por Francisco Correa (por un juego de su apellido con la palabra gürtel, "cinturón" en alemán, la policía bautizó así el caso) que mediante sobornos y dádivas a funcionarios conseguían excepciones a los códigos urbanísticos y medioambientales para llevar adelante emprendimientos inmobiliarios. Diversos funcionarios y el propio Partido Popular se beneficiaron de esas dádivas y retornos por los beneficios empresariales.

En un inicio, la investigación fue instruida por el juez Baltasar Garzón, condenado en 2012 a 11 años de inhabilitación por haber ordenado grabar en la cárcel conversaciones entre los imputados en la causa y sus abogados.

Tras una larga investigación que se extendió por diversas regiones de España, la Audiencia Nacional anunció el último 24 de mayo condenas a una decena de empresarios y ex funcionarios que incluyeron, entre otros, 51 años y 11 meses de prisión para Correa, 33 años y 44 millones de euros de multa para el ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas y 15 años  para su esposa.

El fallo también penalizó al Partido Popular con una multa de 245.492 euros por haberse beneficiado económicamente del caso Gürtel. Y a la ex ministra de Sanidad, Ana Mato, que se benefició con regalos, se la sentenció a pagar 27.857 euros.

El PP siempre negó conocimiento sobre la trama pero el tribunal que había juzgado la primera etapa del caso Gürtel, entre los años 1999 y 2005, consideró que el PP tejió con el grupo empresarial de Correa "una estructura de colaboración estable" y, simultáneamente, un "auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional".
En ese tiempo, el Partido Popular estuvo presidido, primero, por el ex presidente del Gobierno español José María Aznar y, luego, por Rajoy, que sigue al frente de la formación.

El sistema funcionaba con la manipulación de la contratación pública central, regional y local a través de una relación estrecha y continua de Correa con influyentes militantes del partido que han sido juzgados en la causa.

Según el tribunal, formado por tres jueces, parte de los fondos detraídos al erario público por la red de corrupción "sirvieron para directamente pagar gastos electorales o similares del Partido Popular, o fueron a parar como donaciones finalistas a la llamada caja B".

En ella, según la sentencia, las partidas "se anotaban informalmente, en ocasiones en simples hojas manuscritas", como las atribuidas a Luis Bárcenas.

Se hacían constar en esa contabilidad paralela "ingresos y gastos del partido" o en otros casos "cantidades entregadas a personas miembros relevantes del partido".

Los magistrados matizan que estos últimos aspectos se incluyen en la sentencia "únicamente" para "precisar el contexto" de los hechos enjuiciados, pues la caja B se juzgará en un procedimiento distinto.

El juicio, que empezó a finales de 2016 y duró trece meses, fue ampliamente seguido por los medios españoles y contó con la presencia como testigos de destacados políticos, entre ellos, el propio Rajoy.

La condena anunciada la semana pasada fue la primera a un partido político como responsable civil en el lucro obtenido por una trama corrupta, ya que, según la sentencia, se produjo "un enriquecimiento ilícito en perjuicio de los intereses del Estado", en tanto que los actos delictivos de la trama "produjeron beneficios económicos cuantificables al PP".