El gobierno quiere que las Fuerzas Armadas patrullen la frontera norte

Política 30 de mayo de 2018 Por
Custodiar la frontera, combatir el crimen organizado y frenar el narcotráfico forman parte de un combo de urgencias que el Gobierno Nacional pretende asignar como nuevas responsabilidades a las Fuerzas Armadas.
5607083496a82

La frontera norte, particularmente, suma todos los requisitos para ser la región prioritaria para la reconversión que el Poder Ejecutivo quiere aplicar en el Ejército. De hecho, como ya aclaró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en la zona está vigente el Escudo Norte como marco establecido para llevar las FF.AA. a las fronteras.

Ayer el propio presidente, Mauricio Macri, encabezó un acto por el día del Ejército en el Colegio Militar de El Palomar, donde hizo explícita la intención oficial de reforzar la seguridad interior con efectivos militares.

“Necesitamos Fuerzas Armadas que se adapten a las necesidades del siglo XXI y preparadas para las amenazas que hoy nos preocupan“, sostuvo Macri y pidió “mayor esfuerzo en la colaboración con otras áreas del Estado“.

Además, el presidente indicó que es necesario que las FF.AA. “dediquen mayores esfuerzos en la colaboración con otras áreas del Estado, por ejemplo brindando apoyo logístico a las fuerzas de seguridad para cuidar a los argentinos frente a las amenazas y los desafíos actuales, y también contribuyendo con la política exterior“.

Sin embargo, por ahora el Gobierno tiene un escollo legal que debería sortear. De acuerdo a la ley de Defensa Nacional, las Fuerzas Armadas no pueden intervenir en cuestiones de seguridad interior sino que deben abocarse únicamente a enfrentar agresiones de origen externo.

Durante el gobierno de Néstor Kirchner, el entonces mandatario restringió aún más el alcance de acción de las FF.AA. cuando dispuso, a través del decreto 727, que las mismas “serán empleadas ante agresiones de origen externo perpetradas por fuerzas armadas de otros Estados“, en línea con las leyes de defensa y de seguridad interior.

Según detalla hoy el diario La Nación, la primera opción que maneja la Casa Rosada es revocar el decreto, sin embargo cerca del jefe del Estado deslizaron que “aún todo está abierto“, incluso la posibilidad de presentar un proyecto de ley para modificar la norma.

FUENTE: La Gaceta de Salta