La madre de los niños asesinados dice que los mató el padre de la nena

Policiales 11 de mayo de 2018 Por
Trascendió la declaración de María José Álvarez, acusada de asesinar a sus dos hijos. Permanece detenida en el hospital de Concepción.
770139_20180510103229

Después de la tragedia, se arrojó al vacío desde el techo de su casa. Dijo que él asfixió a los pequeños de tres años y seis meses. El sospechoso ya se encuentra detenido por pedido del fiscal

María José Álvarez acusó a su ex pareja por el crimen de sus hijos. La joven de 20 años, quien está detenida, permanece internada en el hospital Regional de Concepción. Allí aseguró que Diego Espíndola fue el autor del doble crimen. Éste es el padre de Nicole, de tres años, una de las víctimas. La pequeña y su hermanito, Máximo, de seis meses, habrían sido asfixiados.

A partir del relato de Álvarez, la defensora oficial María Cecilia Ballestero solicitó la detención de Espíndola. También pidió que fuera allanado su domicilio y secuestrados su celular y el de su esposa. Además, requirió que se practique un ADN y que se profundicen las autopsias para saber si los niños fallecieron por sofocación o estrangulamiento.

“Espíndola me dijo que iba a terminar con los problemas de una vez, me empujó y se fue. Cuando entré a la pieza estaban los dos chicos acostados en la cama, pero no los podía despertar. Entonces lo acosté a mi bebé al lado de mi hija. Me senté en la cama donde estaban ellos y ahí me quedé por horas mirándolos y no podía hacer nada”, declaró ante los investigadores.

Conflicto de pareja

El doble homicidio se desencadenó en la tarde del martes 1 de mayo en la comunidad de San José de La Cocha. Las criaturitas fueron asfixiadas, probablemente con una almohada. Aunque las muertes se habrían producido al mediodía, recién se las descubrió a las 18, cuando Álvarez intentó suicidarse arrojándose desde el techo de su casa.

En su declaración, la joven explicó que Espinosa quería que retomaran la relación. Según Álvarez, su ex pareja le exigía que no mantuviera contacto con el padre de su hijo menor. Pero ella se negaba. Esa situación habría derivado en una serie de peleas y, finalmente, en el fatal desenlace.

El hombre, quien convivía con otra mujer, se habría mudado al domicilio de la madre de su hija. Pero después de una discusión por celos abandonó la casa.

“Diego me pedía que yo le dijera al padre de mi hijo que no lo vaya a buscar más porque no quería que viniera a mi casa. Yo le dije que no. Él se enojó. Al otro día se levantó temprano y se fue”, aseguró.

El día previo al doble crimen, Espíndola habría regresado al domicilio de Álvarez. Después de almorzar, protagonizaron otra pelea. “Me preguntó si le había dicho al padre de mi hijo que no vaya más a la casa. Como le contesté que no, volvió a enojarse. Peleamos como dos horas”, dijo Álvarez. Luego, el hombre se habría retirado del domicilio.

El día de la tragedia

La joven señaló que al otro día, dormía junto a sus hijos cuando Espíndola entró por la fuerza. Otra vez discutieron. Durante la pelea, contó Álvarez, Espíndola la empujó contra una mesa. Ella se golpeó la espalda y quedó tendida en el suelo. Entonces, él aprovechó ese momento para encerrarse con los chicos en una habitación. En ese momento los habría asesinado, dijo Álvarez.