Liberan un ocelote en la Reserva de la Universidad de San Pablo-T

Tucuman 04 de enero de 2018 Por
Fue hallado en octubre de 2017 a la vera de la ruta en la localidad de Potrero de las Tablas, gracias al cuidado de expertos pudo volver a su habitad natural.
cargando-el-ocelote-uspt

Sin medir tiempos, la jaula se abrió y ella no dudó, respiró profundo, disparó y se perdió en el tesoro verde de la Reserva de San Pablo. Tan rápido corrió que no le dio tiempo al fotógrafo de que congele una imagen. Así el ejemplar hembra de ocelote (Leopardus pardalis) era liberado el miércoles en la Reserva de la Universidad de San Pablo-T. Fue rescatada en la localidad de San Isidro de Lules, en un domicilio particular por personal del área de zoología y veterinaria de la Reserva Experimental Horco Molle (REHM).

El animal había sido atropellado en octubre de 2017, según el relato de la persona que lo rescató y luego entregó a los expertos, quienes evaluaron su estado general. Durante su cuarentena (período de evaluación de su salud) no se observó ningún tipo de sintomatología clínica de enfermedad, por lo que el equipo de la REHM determinó su liberación. El evento, que no es nada habitual, se llevó a cabo este miércoles en medio de un operativo que fue supervisado por las autoridades de la Universidad Nacional de Tucumán, la Universidad de San Pablo-T y la Dirección Provincial de Bosques y Fauna.

“Dado que la localidad de origen del ocelote es limítrofe con la Reserva San Pablo (RSP) y que es aconsejable devolver al animal al sitio donde fue capturado, se realizaron gestiones con la reserva para la liberación del ocelote en la misma. La zona cuenta además con poca presencia humana. Los ocelotes son relativamente frecuentes en la RSP, como dan cuenta los numerosos registros de esta especie en la misma. De esta manera se aunaron esfuerzos por parte de la REHM de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNT y la USP-T a fin de proceder a la liberación del ejemplar en la RSP”, indicó el biólogo Diego Nuñez quien lideró el equipo que se encargó de la recuperación de este ejemplar.

Margarita Jaramillo, Secretaria Académica de la USP-T, celebró que nuevamente se libere a un animal dentro de la Reserva de esta Casa de Altos Estudios. “Nos sentimos muy agradecidos por la confianza y el trabajo mancomunado entre las dos universidades que juntas hoy estemos liberando este ocelote en este lugar”, expresó. La reserva San Pablo, es el primer espacio verde de Argentina protegido y gestionado por una universidad privada y cuenta con más de 3000 hectáreas emplazadas en Villa Nougués, que aseguran la conservación de la vida silvestre y el funcionamiento de los ecosistemas.

En este sentido el Vicedecano de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Tucumán, Hugo Fernández, destacó la importancia de volver este animal a su habitad. “Es la culminación de un largo proceso en el que intervinieron varias instituciones positivamente. Las áreas protegidas tienen un gran valor porque allí la flora, la fauna y los ecosistemas pueden funcionar y de alguna manera brindarnos sus servicios, desde este punto de vista se trabaja con una idea completa. No se trata de liberar a un animal, sino que este ejemplar tiene un rol fundamental en este ecosistema y de esa manera completamos, ayudamos y participamos en la conversación de la biodiversidad”, apuntó.

El ocelote es el tercer felino de mayor tamaño de Argentina (luego del Jaguar y el puma) y es una especie amenazada en nuestro país (estatus vulnerable), por lo que su rescate y rehabilitación se torna prioritaria para ambas instituciones. Una de las ventajas añadidas de la Reserva San Pablo, además de resguardar la localidad de origen del ejemplar, es que cuenta con un completo programa de monitoreo de fauna que incluye el uso de numerosos equipos de cámaras trampa. Estos equipos constan de una cámara fotográfica camuflada, que se activa con el movimiento y permite fotografiar animales, tanto de día como de noche. Los ocelotes poseen un patrón de manchas que es único para cada ejemplar, por lo que el personal de la REHM tomó numerosas fotos del animal, a fin de utilizarlas para cotejarlas con las de las trampas cámaras y eventualmente poder monitorear la evolución del mismo.

 
Participaron además la Jefa de Comunicación de la Universidad de San Pablo-T, Mg. Soledad Iriarte, la Subdirectora de Ordenamiento Territorial y Bosque Nativo de la Provincia, Ing.  Liliana Fortini, la encargada de fauna de la Dirección de Flora, Fauna y suelo de la Provincia, Lic. Ana Palacios, los biólogos Juan Pablo Juliá y Pablo Quiroga, veterinarios y pasantes de la Reserva de Horco Molle.

Te puede interesar