Manzur: “son herramientas que necesita el Presidente”

Política 19 de diciembre de 2017 Por
El gobernador tucumano viajó en compañía de dos de los diputados que responden a la Casa de Gobierno en el avión de la provincia, para sortear la medida de fuerza en los aeropuertos.
16329_01

Pablo Yedlin tenía boletos para partir en el primer vuelo de ayer con destino a Buenos Aires. Algo similar le ocurría a Gladys Medina. Ambos son diputados nacionales por el Frente Justicialista por Tucumán, la línea que responde directamente al gobernador Juan Manzur. El anunciado paro cegetista conspiraba contra el traslado. 

El mandatario se había comprometido ante la Casa Rosada a que ellos darían quórum en la sesión de ayer. Los tres se encontraron en el Aeropuerto Benjamín Matienzo y subieron al avión de la Gobernación. Fue cerca de las 8. 
Otros dos peronistas, Marcelo Santillán y Alicia Soraire, siguieron predicando su negativa a aprobar la reforma previsional propuesta por la gestión de Mauricio Macri. Ambos están ligados al kichnerismo. El quinto diputado justicialista, José Orellana, comunicó que se quedaría en “nuestro querido Tucumán” y que no daría quórum. “Me quedo sabiendo el costo de ser oficialista y no acompañar. Como peronista, debo ponerme en la piel de la gente, en especial de los más humildes, lugar que es mi pertenencia”, se justificó el famaillense. Manzur prefirió no hacer comentario alguno sobre la conducta del ex intendente. 
Y así emprendió otro viaje a Buenos Aires. Manzur fue uno de los 13 gobernadores que ayer se reunieron con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en el despacho del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, junto con legisladores del oficialismo con vistas a la sesión en la que se debatió la reforma previsional. Peña, Frigerio y Monzó dialogaron con los mandatarios que asistieron a la reunión para manifestar su respaldo a la reforma previsional impulsada por el Poder Ejecutivo, en momentos en que en las afueras del Congreso se manifestaban organizaciones sociales, políticas y sindicales en rechazo a la iniciativa de la Casa Rosada. 
Al encuentro asistieron, además, los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Gerardo Morales (Jujuy), Eduardo Valdés (Corrientes), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Sergio Casas (La Rioja) y Domingo Peppo (Chaco). También acudieron la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, y sus pares de Río Negro, Alberto Weretilnek; de Chubut, Mariano Arcioni; y de Misiones, Hugo Passalacqua, además del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Se sumaron a la reunión el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, y los legisladores Elisa Carrió, Guillermo Montenegro y Miguel Bazze, entre otros. En un principio estaba prevista una conferencia de prensa en la que los gobernadores manifestarían públicamente su apoyo a la reforma, pero fue suspendida. La foto “de familia” fue la prueba de apoyo. El encuentro se extendió durante casi cuatro horas. En el Congreso, los mandatarios sólo comieron una picada de fiambres, agua mineral y cafés.