Real Madrid se consagró campeón del Mundial de Clubes

Deportes 16 de diciembre de 2017 Por
Venció 1-0 a Gremio de Porto Alegre, con gol de Cristiano Ronaldo. El merengue es el único equipo que logró ser bicampeón del torneo, desde su inicio en el año 2006.

El Real Madrid venció a Gremio 1 a 0 y se coronó campeón del Mundial de Clubes, que se llevó a cabo en Abu Dabi, capital de Emiratos Árabes.

   El único gol del encuentro lo marcó Cristiano Ronaldo, a los 53 minutos de juego, quien además es el máximo goleador en la historia de la competición, con 7 goles en 8 partidos disputados, por encima de Lionel Messi y Luis Suárez, ambos con 5 tantos.

   El conjunto merengue logró su tercer conquista del torneo y es el primer (y único) equipo en ganar el trofeo dos veces seguidas. Además, llegó a los 26 títulos internacionales.

El Real Madrid de chirigota que se vio ante el Al Jazira dio paso la versión de un campeón. La moneda cambió de signo y los blancos demostraron su verdadero nivel para llevarse su tercer título del Mundial de Clubes -el sexto contando la Copa Intercontinental- y redondear este 2017 con un histórico quinto título. Apabullaron los blancos a su rival, el Gremio, muy inferior en lo técnico y, pese a no disponer de demasiado acierto, fueron dueños de un encuentro que decidió Cristiano Ronaldo con un afortunado lanzamiento de falta (1-0).

Cierto es que el Gremio brasileño exigió más esmero en las vigilancias defensivas a los blancos, aquello que en la previa Zidane describió como falta de equilibrio. El francés optó por no especular y alineó a su once de caballería, sin Bale todavía. Pero con seriedad o sin ella, el Madrid volvió a fracasar durante muchos minutos ante la portería rival. En el segundo apareció Cristiano para poner cordura en un partido que gobernaron de cabo a rabo.

El Gremio demostró ser un equipo limitado en lo técnico y se echó atrás muy pronto ante el empuje de un Madrid ilusionado

El Gremio demostró ser un equipo limitado en lo técnico y se echó atrás muy pronto ante el empuje de un Madrid ilusionado. Los blancos recuperaron su capacidad para dominar un encuentro sin apenas resquicios y solo concedieron un disparo lejano que se fue alto ante el despiste de Keylor Navas.

El resto del primer tiempo fue producción de la industria blanca, capaz de llegar con brillantez al área de Grohe, portero brasileño, y mostrar después una falta de pericia preocupante en los metros decisivos. De nuevo Benzema fue el más desatinado. Tampoco Cristiano exhibió las cualidades goleadoras que le han permitido ser Balón de Oro esta temporada en ese primer tiempo.

Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Cristiano
Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Cristiano (Matthew Childs / Reuters)

El Madrid ejerció un control absoluto desde el inicio y con el paso de los minutos intensificó su presión para convertir el partido en un infierno a los brasileños. Isco y Modric fueron los más inspirados para encontrar pases con sentido y velocidad en tres cuartos de campo.

Carvajal dio el primer susto a los brasileños con una incorporación al área que terminó en disparo. La defensa lo repelió bajo palos. Más tarde lo probó Modric con un disparo desde la frontal desviado. El resto fue producción de Cristiano, que no dejó de chutar todo lo que le pasaba por delante. No encontró portería en el primer tiempo, pero lo enmendaría en el segundo.

Lucas Barrios cometió el infantil error de girarse en el momento del disparo de Cristiano y Grohe no tuvo opción

Los blancos redoblaron los esfuerzos en la reanudación. Las ocasiones claras no llegaban, pero el dominio era absoluto. Una falta en la frontal concedería el premio merecido. El disparo de Cristiano Ronaldo se coló entre la barrera y fue directo a la red. Lucas Barrios cometió el infantil error de girarse en el momento del disparo y Grohe no tuvo opción.

Antes y después del gol el Madrid fue superior a un equipo con evidentes carencias técnicas cuando delante existe una presión organizada. Los blancos fueron un equipo aseado en su organización, suficiente para aplacar las nimias intenciones del equipo brasileño. Desde el tanto del portugués los de Renato Gaucho encontraron más balón, pero eso intención permitió al Madrid contragolpear con peligro. Keylor Navas siguió siendo un espectador más del encuentro.

Crisitano Ronaldo
Crisitano Ronaldo (Hassan Ammar / AP)

Gremio intentó con más pena que gloria forzar la prórroga, pero fue incapaz siquiera de probar al portero costarricense del Real Madrid. Los blancos cierran así un año para el recuerdo, en el que se han proclamado campeones de todo lo que han jugado a excepción de la Copa del Rey. También Cristiano Ronaldo cierra un año redondo en su carrera, al volver a ser decisivo en una nueva final con un nuevo gol.

Real Madrid, 1 - Gremio, 0

1 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Isco (Lucas Vázquez, m.73); Cristiano Ronaldo y Benzema (Bale, m.79).

0 - Gremio: Marcelo Grohe; Edílson, Pedro Geromel, Walter Kannemann, Cortez; Michel (Maicon, m.84), Jailson, Ramiro (Everton, m.70), Luan; Fernandinho y Lucas Barrios (Jael, m.63).

Gol: 1-0, m.53: Cristiano Ronaldo.

Árbitro: Marvin Torrentera (México). Amonestó a Casemiro (27), por el Real Madrid.

Incidencias: final del Mundial de Clubes disputada en el Zayed Sports City Stadium de Abu Dabi, lleno, con 35.500 espectadores en sus gradas.

Palmarés del Mundial de Clubes

2017: Real Madrid (ESP)

2016: Real Madrid (ESP)

2015: FC Barcelona (ESP)

2014: Real Madrid (ESP)

2013: Bayern Munich (GER)

2012: Corinthians (BRA)

2011: FC Barcelona (ESP)

2010: Inter Milan (ITA)

2009: FC Barcelona (ESP)

2008: Manchester United (ENG)

2007: AC Milan (ITA)

2006: Internacional Porto Alegre (BRA)

2005: Sao Paulo (BRA)

2000: Corinthians (BRA)

El Real Madrid es el equipo más campeón del mundo

El Real Madrid es campeón del mundo por sexta vez. Nadie luce más estrellas (si es que las luciera el equipo blanco) encima de su escudo en el planeta. El primer hexacampeón, coronado en Abu Dabi, cose un nuevo entorchado en su camiseta, cambiando una escarapela por otra, la de 2016 por la de 2017, asegurando así un año más su dominio sobre el fútbol mundial.

Tres Mundiales de Clubes y tres Intercontinentales para el equipo (de clubes y de selecciones) más laureado de la historia. Un romance, el del Madrid con este trofeo, que viene de lejos. En 1960, después de la quinta Copa de Europa consecutiva, los blancos estrenaron el palmarés del trofeo al doblegar a Peñarol (0-0 en la ida, 5-1 en la vuelta).

Hubo que esperar 38 años para que el nombre del Real Madrid se volviera a escribir en el trofeo. Esta vez ya a partido único, disputado en Tokio, y con una imagen para el recuerdo. Aquel gol del aguanís de Raúl, el que valió el triunfo frente a Vasco da Gama, entró en la historia del club blanco.

Boca evitó en el año 2000 que el Madrid levantase su tercera Intercontinental, pero sólo hubo que esperar dos años más a que aquello sucediera. Ronaldo y Guti hicieron bueno el dominio madridista sobre Olimpia de Asunción. Fue el último ejemplar del extinto trofeo que acabó en las vitrinas del Santiago Bernabéu.

Pero este nuevo formato, este Mundial de Clubes, ha reverdecido los laureles madridistas. Tres títulos en cuatro años, en Marruecos, Japón y Emiratos frente a San Lorenzo, Kashima y Gremio. Tres Mundiales para unir a las tres Intercontinentales y sumar así un hexacampeonato inédito en el mundo del fútbol. El sueño de Brasil, que lo lleva buscando desde que en 2002 se ganó la quinta estrella, se ha convertido en la realidad del Real Madrid. El equipo más campeón del mundo.