Quedó detenido el odontólogo tucumano acusado de abusar de una menor

Tucuman 07/09/2017 Por
La Justicia había pedido su captura por una causa de lesiones. El profesional fue denunciado de ser el presunto autor del abuso sexual de una menor de 17 años.
743752_20170907105613

La noticia comenzó a circular desde el martes por la tarde. En las redes sociales se denunciaba que un conocido odontólogo de Yerba Buena habría atacado sexualmente a una menor de edad, compañera de estudios de uno de sus hijos. El sospechoso, que fue identificado en Facebook por una pariente de la presunta víctima como Sebastián Juliano, se presentó ayer ante el fiscal Claudio Bonari, quien logró que un juez le dictara la orden de detención por este caso. Antes de que declarara, y mientras se realizaban los trámites de rutina, se descubrió que el hombre tenía un pedido de captura por una causa de lesiones en contra de una menor, que según las fuentes tribunalicias, se trataría de su hija.

Con el correr de las horas se fueron conociendo los detalles del caso. Según fuentes judiciales, el odontólogo habría viajado junto con un contingente de chicos en la gira de egresados de un establecimiento privado. Él, siempre de acuerdo con las versiones que trascendieron, se ofreció como “padre cuidador”, ya que uno de sus hijos formaba parte de la delegación estudiantil que estuvo en San Carlos de Bariloche.

En la excursión habría conocido a la presunta víctima. Cuando regresaron, según consta en la versión judicial, siguieron manteniendo contactos y hasta habrían iniciado una relación sentimental oculta. La pareja habría concurrido a un hotel alojamiento, donde la adolescente terminó lesionada. El acusado, siempre de acuerdo con esa versión, habría dejado a la joven en su casa y de allí se marchó, por temor a ser cuestionado por familiares de la menor.

La denuncia

La familia de la menor, enterada de lo que había ocurrido, internó a la adolescente en un sanatorio privado de nuestra ciudad para que fuera atendida por las lesiones que habría sufrido.

Paralelamente, los familiares de la adolescente realizaron una denuncia en la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia. “No podemos dar ese tipo de información porque nuestra misión es proteger la identidad de las denunciantes. Tampoco podemos confirmar o desmentir esa versión”, informó Marta Palazzo, directora de la oficina.

Sin embargo, trascendió que, luego de tomar la denuncia, esa oficina le dio intervención de manera inmediata a Bonari y ordenó que la joven sea revisada por un médico forense, quien habría constatado las heridas que sufrió la chica y habría dicho que era necesario que recibiera un tratamiento. El fiscal, mientras tanto, le pidió a la Policía que confirmara el domicilio del acusado y que estuviera lista para realizar algunas medidas; entre ellas, figuraban la detención del acusado y allanamientos en busca de pruebas.

Fuentes judiciales explicaron que el investigador habría pretendido hablar con la adolescente para que le contara su versión de los hechos. Después de dar ese paso, definiría la situación procesal del odontólogo. No trascendió si Bonari pudo cumplir con su cometido, pero sí se supo que al mediodía solicitó a personal de Seguridad Personal que detuviera al odontólogo. Pero no hizo falta que salieran a buscarlo: por recomendación de sus allegados, Juliano se presentó por su cuenta en Tribunales.

Tras las rejas

El caso llegó hasta los oídos de algunos vocales de la Corte Suprema de Justicia, quienes se mostraron interesados en este caso. De acuerdo con fuentes del máximo tribunal, le habrían solicitado a Bonari informes sobre el curso de la investigación.

Antes de que se presentara ante el fiscal, desde la Policía se confirmó que Juliano tenía un pedido de captura por una causa por presuntas lesiones contra una menor, que sería su hija. Ese expediente también estaba siendo investigado por Bonari. Al parecer, lo habrían denunciado por malos tratos en 2015. Como nunca se presentó para hacer su descargo, el 22 de agosto se pidió su detención.

Antes de que se presentara ante la Justicia, el odontólogo le habría reconocido a su círculo más íntimo que sí tuvo una relación sentimental consentida con la menor, pero que no había cometido ningún abuso sexual. Al haberse decretado el secreto de sumario en la causa, no trascendió si el sospechoso declaró otra cosa o si insistió con esa versión.

La otra versión

Anoche, a última hora, un pariente de la presunta víctima, que se identificó como su tío, manifestó a LA GACETA la versión de la familia de la joven.

El hombre (su nombre se mantiene en reserva para no comprometer la identidad de la menor de edad) sostiene que no habría existido ninguna relación entre su sobrina y el odontólogo. Afirma, además, que la familia pone en duda que el encuentro se haya producido en un hotel alojamiento y que no descarta que se haya dado en la casa del profesional. Finalmente, hizo hincapié en que, según la familia de la menor, la relación tampoco fue consentida.

Fuente: La Gaceta // Foto: Jorge Olmos Sgrosso

Te puede interesar